¿Quiere almacenar millones de canciones en su bolsillo? Avances en nanotecnología lo permitirán

_44573817_ipodbody1new.jpgMuchos tenemos un reproductor de música mp3 para escuchar música, descargar podcasts e incluso ver videos. Pero un nuevo desarrollo en el mundo de la nanotecnología -la ciencia del uso tecnológico de átomos y moléculas- podría cambiar estos y otros aparatos para siempre.
Dos científicos de la Universidad de Glasgow, en Escocia, afirman haber desarrollado un interruptor del tamaño de una molécula que permitiría aumentar enormemente la capacidad de almacenamiento de esos dispositivos -hasta 150.000 veces por encima de los niveles actuales.
Esto, sin necesidad de incrementar las dimensiones de los reproductores portátiles.
Actualmente, un reproductor, como un iPod, tiene una capacidad máxima de 40.000 canciones.
Este número podría incrementarse hasta 125 millones.
«El potencial puede ser así de vasto, pero por ahora, en realidad, vemos un incremento de 10.000 veces, que no está nada mal,» dijo el profesor Lee Cronin.
«El avance es que podemos empezar a pensar en memoria a nivel molecular”, dijo Cronin, quien junto a Malcolm Kadodwala, del Departamento de Química de la universidad, creen que su trabajo podría lograr que unos 500.000 gigabites entren en un microchip de menos de una pulgada cuadrada de tamaño.
Y aparentemente, esto es sólo el comienzo.
«No sé qué tendremos en veinte años… ¿Reproductores de mp3 holográficos? Es un escenario parecido a cuando Bill Gates, veinte años atrás, dijo que no se podía imaginar cómo llenar 640 kilobites de memoria. Y ahora nos reímos de él», dijo Cronin.
Pero la importancia de este avance es que podría también aplicarse a otros dispositivos como computadores, cámaras digitales y DVDs.
Por ejemplo, permitiría que toda la tecnología para una computadora esté almacenada en el teclado, haciendo obsoleta la torre de procesamiento que actualmente se necesita.
O podría evitar que los datos de un DVD se arruinen en 20 años, como sucede actualmente.
Así, este nuevo desarrollo, aunque pequeño en tamaño, podría implicar cambios enormes en la tecnología que usamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.