¿Tomas con frecuencia? El alcohol reduce 15 años de vida

El consumo de bebidas etílicas disminuye la expectativa de vida por las afectaciones progresivas

El consumo de alcohol disminuye hasta 15 años la expectativa de vida por las afectaciones que progresivamente causa en diferentes órganos y sistemas, además de ser precursor de accidentes fatales.

Generan una pérdida significativa de reflejos, lo que facilita desde caídas, hasta accidentes viales mortales, cuando la persona que ha tomado decide conducir.

De hecho, la mitad de los accidentes viales en los que hay algún deceso, tiene como antecedente el consumo de alcohol.

Entre los daños más severos a largo plazo se encuentran la cirrosis hepática, que modifica la estructura y funcionalidad del hígado y, al irritar y erosionar la mucosa gástrica, llega a traducirse en procesos de sangrado de tubo digestivo, sin omitir que facilita el desarrollo de la anemias y la formación de várices esofágicas.

Se ha reconocido la existencia de un gen que predispone a las personas a ser alcohólicas pero aún no se ha identificado la ubicación específica del mismo.

La dependencia al alcohol se ve influenciada por un modelo bio-psico-social, donde interviene la predisposición genética, los factores psicológicos individuales de cada persona y las presiones sociales como tensiones o amistades que propician el acercamiento a la sustancia y posteriormente se puede generar la dependencia.

El alcoholismo está clasificado dentro de los trastornos del comportamiento y se considera adicción cuando tiene afectaciones del desempeño cotidiano de la persona, precisó el entrevistado señalando que existen cuatro niveles de consumo, el social, perjudicial, dependiente e intoxicación.

Un siete por ciento de los tomadores sociales, es decir de quienes consumen alcohol por compromiso en reuniones laborales o familiares, se tornarán dependientes a dicha sustancia, siendo distintos los factores que detonen la adicción en cada persona.

El uso y abuso de esta sustancia facilita los sentimientos de tristeza, depresión e inclusive de ideaciones suicidas, por tanto quienes generen dependencia alcohólica requerirán de apoyo, sin embargo el índice de recaídas de quienes se encuentran en rehabilitación es del 50 por ciento.

Las personas vulnerables a desarrollar el alcoholismo generalmente tienen problemas económicos o emocionales -como quienes se encuentran en proceso de divorcio-, e igualmente están sometidas a estrés constante.

Quienes tienden a evadir responsabilidades y situaciones conflictivas, son también dados a desarrollar más fácilmente adicción al alcohol, señaló el médico.

El alcohol, junto con el tabaco, constituyen el umbral para iniciar con adicciones a drogas ilegales especialmente durante la adolescencia siendo en esta etapa en la que suelen iniciar, de ahí que ambos especialistas urgieran a los padres de familia en el sentido de estar vigilantes del comportamiento de sus hijos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.