Así era el Homo bodoensis, un antepasado nuestro hasta ahora desconocido

Recreación artística del aspecto que pudo tener en vida un individuo adulto de Homo bodoensis. (Ilustración: Ettore Mazza)

Un análisis de fósiles ha revelado la existencia pasada de un ancestro hasta ahora desconocido del ser humano anatómicamente moderno: el Homo bodoensis.

El hallazgo lo ha hecho un equipo internacional dirigido por la paleoantropóloga Mirjana Roksandic, de la Universidad de Winnipeg en Canadá.

El Homo bodoensis vivió en África durante el Pleistoceno Medio, hace aproximadamente medio millón de años, y fue el antepasado directo del ser humano anatómicamente moderno.

El Pleistoceno Medio o Chibaniense, que abarca desde hace 774.000 años hasta hace 129.000, es importante porque en el transcurso de este surgimos nosotros (Homo sapiens) en África, así como los neandertales (Homo neanderthalensis) en Europa.

Sin embargo, la evolución humana durante esta época es poco conocida. El descubrimiento del Homo bodoensis esclarece bastante este confuso e importante capítulo de la evolución humana.

El descubrimiento del Homo bodoensis se basa en una reevaluación de los fósiles existentes en África y Eurasia de este periodo. Tradicionalmente, estos fósiles se han asignado de forma variable al Homo heidelbergensis o al Homo rhodesiensis, ambos con definiciones múltiples y a menudo contradictorias. Recientemente, las pruebas de ADN han demostrado que algunos fósiles de Europa catalogados como pertenecientes al H. heidelbergensis eran en realidad de neandertales primitivos.

El estudio realizado por Roksandic y sus colegas se titula “Resolving the ‘muddle in the middle’: The case for Homo bodoensis sp. nov”. Y se ha publicado en la revista académica Evolutionary Anthropology Issues News and Reviews.