Un fármaco experimental puede revertir las deficiencias del autismo

Estos pacientes a menudo son demasiado o insuficientemente sensibles a las entradas sensoriales, como la información visual y las señales sociales

El arbaclofeno puede revertir las deficiencias en la forma en que las personas con trastorno del espectro autista procesan la información sensorial visual

El medicamento experimental arbaclofeno puede revertir las deficiencias en la forma en que las personas con trastorno del espectro autista (TEA) procesan la información sensorial visual, según un nuevo estudio con 44 adultos. El compuesto funcionó activando un subtipo de receptores para el neurotransmisor GABA, llamados receptores GABA tipo B, lo que sugiere que las estrategias que mejoran la señalización GABA podrían revertir las alteraciones sensoriales visuales que contribuyen a muchos de los síntomas del autismo.

Estos pacientes a menudo son demasiado o insuficientemente sensibles a las entradas sensoriales, como la información visual y las señales sociales. Recientemente, la investigación ha conectado muchas facetas del TEA con estas interrupciones en el procesamiento sensorial. Por ejemplo, las personas con autismo pueden angustiarse por las luces parpadeantes, y la evidencia sugiere que sus comportamientos repetitivos pueden surgir de preferencias sensoriales repetitivas. Estas abrumadoras demandas sensoriales pueden interferir con la vida diaria y el crecimiento social, lo que sugiere que las terapias que restauran el procesamiento sensorial más típico pueden beneficiarles.

En este estudio piloto, Qiyun Huang y sus colegas se centraron centraron en el papel de los neurotransmisores GABA, cuyos receptores tienden a ser suprimidos en estos pacientes. El equipo primero probó el procesamiento sensorial y visual en 19 adultos con autismo y 25 no afectados. Tras medir los niveles de GABA, administraron a algunos individuos arbaclofeno, que activa los receptores de GABA-B. Quienes recibieron placebo no pudieron distinguir entre los estímulos en primer plano y de fondo, pero los que tomaron el fármaco mostraron un procesamiento visual más neurotípico coincidente con los no afectados.

“Nuestros hallazgos no hablan de la eficacia clínica del arbaclofeno, pero sin embargo pueden tener implicaciones importantes para el desarrollo de intervenciones dirigidas a la sintomatología del trastorno del espectro autista central”, asegura Huang.