Un capó pegajoso para proteger a los peatones de posibles atropellos patento Google

google-car--620x349Google patento un capó pegajoso para proteger a los peatones de posibles atropellos de su coche autónomo

La tecnología desarrollada permitiría a los de Mountain View cubrir con un revestimiento adhesivo la parte delantera del vehículo que se activaría en el momento del impacto, de tal manera que el peatón quedaría adherido y no saldría despedido

Google sigue trabajando en la manera de cómo mejorar su coche autónomo. Mientras busca conductores que prueben sus vehículos, a la compañía de Mountain View le acaban de conceder una patente que solicitó en 2014 y que resulta algo curiosa: quiere proteger a los peatones que puedan ser atropellados por el Google Car con un capó pegajoso.

Tal y como explica «The Guardian», la idea es que los coches lleven un adhesivo en la parte frontal para que, en caso de colisión, el peatón atropellado sea «atrapado» para reducir el impacto.

Fue el pasado 17 de mayo cuando, al fin, a Google le concedieron la patente, en cuya descripción se detalla cómo funciona: «El revestimiento de adhesivo en la parte delantera del vehículo se activa al chocar y es capaz de adherir al peatón de forma casi instantánea». De esta manera, el peatón no resultaría despedido a causa del impacto.

Aunque la patente se dirige específicamente a los coches autónomos, la descripción señala que se podría emplear en cualquier otro tipo de vehículo.

Ahora, queda por descubrir si Google tiene planes reales de implantar esta tecnología en sus coches.