La culpa después de hacer el amor tiene una explicación científica

erroresfinalExiste una expresión de la cultura romana que dice “Post coitum omne animal triste est”,  la cual, traducida, quiere decir “después del coito, todo animal está triste».

Esto se refiere al sentimiento de culpa o de tristeza que algunas personas llegan a sentir luego de tener relaciones sexuales.

Pero, ¿qué explicación puede tener un sentimiento tan antiguo?

Aunque no lo creas, la ciencia ha bautizado a esa sensación de pena que viene luego de un orgasmo como disforia poscoital.

La disforia postcoiltal está relacionada con el bajón emocional tras las relaciones sexuales y que puede tomarse como una señal de alarma pues, cuando se produce a menudo y en circunstancias diferentes, tal vez se deba a un sentimiento de culpabilidad por ciertos tabúes sexuales o a una crisis de pareja.

Por otro lado, Aristóteles, Nietzsche y el filósofo neerlandés Baruch Spinoza consideraban que el fenómeno se debía, en parte, al gasto de “fuerza vital”.

Por lo general, la disforia postcoital es un sentimiento habitual en todos los seres humanos causado por causas biológicas y psicológicas.

Anthony Stone, psiquiatra británico, ha definido que entre las primeras razones que detonan este síntoma es que luego del coqueteo y de alcanzar el clímax, el objetivo central se pierde. Por lo que, es importante que durante el “after” se sienta confianza y cariño la pareja pues después del orgasmo la relación debe encontrar otro sentido.

En cuanto a razones físicas, la disforia tiene que ver con que la amígdala -parte del cerebro que regula la ansiedad- deja de funcionar correctamente cuando se tienen relaciones sexuales. Cuando “la magia” se acaba, vuelve a recordarnos que los problemas siguen ahí. Sería un efecto secundario de la vuelta a la realidad biológica.

Cabe aclarar que la tristeza postcoiltal es un sentimiento que dura segundos, de lo contrario, podría tratarse de otro padecimiento.