Fundación Servicio Jurídico Popular, 45 años de trabajo en beneficio de los más vulnerables

_MG_5643
Dra. Ximena Calderón Medina

Esta entidad representa la oportunidad de que todos los ciudadanos puedan acceder a la justicia en igualdad de condiciones.

Por: María Cristina Guerrero

Quienes se benefician principalmente con la labor de la Fundación Servicio Jurídico Popular, entidad sin ánimo de lucro, son personas de los estratos 1, 2 y 3 que solicitan asesorías para casos de Familia, Civil, Laboral y Penal. Según lo manifiesta la abogada Ximena Calderón Medina, directora de la entidad desde hace dos años, “el 50 por ciento de las inquietudes que se atienden tiene que ver con Derecho de familia: divorcios, investigación de paternidad, alimentos, entre otros”.

La institución, líder en la prestación del servicio de orientación y asistencia legal con sentido social, preserva los derechos fundamentales de igualdad jurídica, y se constituye en el Primer Centro de Conciliación del país. Esta meritoria gestión se ha podido realizar gracias al compromiso social del Banco Popular, hoy dirigido por Carlos Eduardo Upegui Cuartas. Esta entidad financiera ha apoyado, en estos 45 años, tanto económica como administrativamente la Fundación.

La abogada Calderón Medina, directora de la entidad desde hace dos años, presenta un exitoso balance de gestión y al respecto indica que “en sus 45 años de existencia, la Fundación ha asesorado jurídicamente a las personas en estado de vulnerabilidad. Se han atendido más de 315.000 consultas jurídicas, ha representado a las personas en más de cinco mil procesos judiciales, y se han adelantado más de 18.000 audiencias de conciliación. En el año 2015 atendimos 670 audiencias de conciliación, lo cual representó un incremento del 7.2 por ciento de las audiencias frente al año anterior. En consultas jurídicas, la cifra llegó a las 6.400. Se iniciaron 820 procesos, se culminaron 685 y llegamos a tener 1.007 casos con corte al 31 de diciembre”.

La Fundación ofrece amplia cobertura en las diferentes áreas del Derecho: Familia, Civil, Laboral y Penal. Adicionalmente, la experiencia de los abogados con los que trabaja la institución; los bajos costos de las tarifas para las personas que solicitan los servicios (la consulta cuesta $15.000, los procesos son muy económicos y se pueden pagar por cuotas); y la excelencia en la atención a los usuarios; hacen que la oferta de valor para los usuarios sea bastante atractiva.

Una de las primeras labores de la Fundación, considerada dentro de las más destacadas, fue la de organizar y asesorar los consultorios jurídicos de las facultades de Derecho, que hasta ese entonces no existían aunque estaban estipulados en el Decreto 196 de 1971. Entre estas universidades se encuentran la Javeriana, Externado de Colombia, Santo Tomás, La Gran Colombia, Libre, Nacional, Los Andes, Bolivariana de Medellín y Santiago de Cali, entre otras.

“Asimismo, cuando se reglamentó la Conciliación en el año 1991, le correspondió a nuestra Fundación crear el primer Centro de Conciliación gratuito en el país, con resultados que superaron los de cualquier otro centro de esta índole, a tal punto que para 1995 se conciliaron 1550 casos que quedaron plasmados en un poco más de 300 actas”, asegura la directora de la entidad.

Una historia de servicio

La Fundación Servicio Jurídico Popular surgió luego de un acuerdo al que llegaron el entonces Presidente de la República, Misael Pastrana Borrero, y el Presidente del Banco Popular, Eduardo Nieto Calderón, en marzo de 1971. A partir de ese momento, el Banco ha apoyado ininterrumpidamente la Fundación con un soporte económico que garantiza la continuidad de esta institución sin ánimo de lucro.

En su historia, la Fundación ha sido dirigida por José Vicente Piñeros Torres, Manuel Arbeláez Parra, Carlos Germán Navas Talero, Eduardo González Durán, y hace dos años está al frente la abogada Ximena Calderón Medina.

Desde su creación, la entidad ha funcionado en una bella casa de patrimonio histórico ubicada en la Calle 36 No. 13 – 31 como única sede. Comenzó con cinco abogados y la planta administrativa, atendiendo un promedio de 10 consultas por día. Actualmente cuenta con 15 abogados y 11 estudiantes de Derecho, con un promedio de 35 consultas diarias. En las proyecciones de la Fundación está la de ampliar su cobertura a un mayor número de personas.