8 tips para descubrir a un mentiroso

¿Existen las medias verdades? ¿Es buena una mentira piadosa? ¿Qué nos mueve al engaño o a la mentira? “Una mentira es como una bola de nieve; cuánto más rueda, más grande se vuelve”, decía el gran reformador Martín Lutero. Y no se equivocaba.

Hay expertos que afirman que mentir es un aprendizaje que se inicia a muy temprana edad o que mentimos cuando nuestro ego se ve amenazado o cuando, a toda costa, queremos sacar provecho de una situación. En este contexto, no es difícil entender que la mentira es un mecanismo de defensa, un arma más para la supervivencia.

La razón por la que existen numerosos estudios sobre la mentira es porque son un plato delicioso para los científicos. Hay tantos elementos involucrados en el proceso que siempre hay algo por descubrir. Recientemente, en las universidades de Portsmouth (Gran Bretaña) y Bergamo (Italia), un  grupo de investigadores descubrió que los mentirosos mantienen la calma porque necesitan de una mayor concentración para adulterar la verdad.

¿Cuántos tipos de mentiras existen?

Según Eduardo Chaktoura, periodista y psicólogo argentino, hay varios tipos:

  • La mentira inocente, muy común en la vida social, es la que nos evita herir emocionalmente a los demás.
  • La mentira beneficiosa o solidaria, la que se usa para tratar de ayudar a los demás.
  • La mentira maliciosa, las que se dicen por venganza, para obtener algún beneficio o ganar en situaciones competitivas.
  • La mentira engañosa, la más perversa, porque pretende hacer daño o aprovecharse de la situación sin escrúpulos.
  • El autoengaño, que permite que uno abuse del alcohol, el tabaco o la comida sin sentirse adicto o desconociendo el daño capaz de ocasionarse a sí mismo.

Edward R. Geiselman, profesor de Psicología en la Universidad de California (UCLA) y experto en cómo detectar engaños, junto con su equipo, analizó alrededor de 60 estudios sobre la detección de mentiras para realizar una investigación sobre el tema, cuyos resultados aparecieron en la revista American Journal of Forensic Psychiatry. Para Geiselman, existen ciertos indicadores que nos permiten descubrir cuando nuestra pareja, amigos o familiares nos están mintiendo.

8 indicadores para descubrir a un mentiroso:

Por lo general, un mentiroso da respuestas y explicaciones cortas cuando se le pregunta directamente.

Un mentiroso tiende a justificarse sin que se le pida. Lo que se conoce en la cultura popular como “ponerse el parche antes de la herida”.

Un embustero repetirá la pregunta que le has planteado antes de contestarla, tal vez con el fin de ganar tiempo para inventar una respuesta.

Frecuentemente están atentos a las reacciones de la persona que lo está interrogando, con el objeto de identificar si sus mentiras están pasando desapercibidas.

Los mentirosos, por lo general, comienzan a contar su historia de manera pausada de tal forma que van ganando tiempo para armar “algo creíble” e ir confirmando que la persona que está al frente le está creyendo. No obstante, una vez que su narración ya toma forma, comienzan a hablar más rápidamente.

Generalmente acortan las frases más frecuentemente que aquellas personas que suelen ser sinceras.

Un hombre que miente presionará los labios cuando se le pregunte por algo que le complica y tenderá a señalarse con sus manos. Además, tenderá a mirar hacia otro lado por poco tiempo.

Si se le piden más detalles, el embustero optará por no especificar más. Al contrario de lo que sucede con una persona sincera, quien asegurará que no está mintiendo y entregará más datos sin problemas.

Eduardo Chaktoura comenta que la mentira no discrimina escenarios. Mienten jefes y empleados, maridos y esposas, alumnos y maestros. Todos mentimos varias veces a lo largo del día. En verdad, hay tantos mentirosos como tipo de mentiras podamos identificar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.