A dos semanas de la devastación, ¿quién dijo que no se puede en Japón?

Con asombrosa velocidad, la devastada carretera de Gran Kanto, en Naka, funciona de nuevo. ¿Milagro japonés? No, empeño y trabajo

Hace dos semanas la naturaleza golpeó durísimo a Japón.

Catorce días después, las muestras de que Japón saldrá adelante empiezan a multiplicarse por todas partes de la isla.

El dolor y la tristeza, se quedan ahí,

Así que, quien apueste por ver a un país doblegado, quedará mal parado.

Un ejemplo del espíritu de sacrificio, de tesón, lo constituye la autopista del Gran Kanto, en Naka.

El terremoto de 9.0 grados Richter y el posterior tsunami la convirtieron en una ruta intransitable.

Hoy, los japoneses están de vuelta. Apenas con tiempo para llorar a sus muertos, el tramo destrozado quedó como nuevo, como si nada hubiera ocurrido. (Vea las fotos de la nota)

Los trabajos de reparación comenzaron el 17 de marzo, a sólo seis días del terremoto en Japón.

Desde el miércoles pasado, la autopista quedó lista para que los automóviles comenzaran a circular.

Muchos trabajadores japoneses regresaron a sus puestos de trabajo el día después del terremoto y posterior tsunami. Algunas empresas de las regiones más afectadas ya abriero  sus puertas.

Por su parte, la agencia de noticias EFE informó ayer que la autopista Tohoku, que conecta Tokio con las áreas más devastadas, reabrió ayer al tráfico por primera vez, informó la cadena de televisión japonesa NHK.

Los 300 kilómetros de autopista entre la capital nipona y Utsunomiya, en la provincia de Tochigi, e Ichinoseki, en Iwate, reabrieron a las 6:00 hora local.

La ruta atraviesa ciudades como Sendai, capital de Iwate, una de las más asoladas por el terremoto y posterior tsunami del día 11.

Un conductor dijo a la cadena NHK que espera que la reapertura de esta autopista permita agilizar la distribución de material de rescate a la zona costera del noreste de Japón.

Hasta ahora, esta ruta solo podía ser utilizada por los equipos de emergencia.

Según los datos de la policía nacional, hay al menos 18 mil casas destruidas y más de 130 mil edificios dañados, sobre todo en las zonas costeras del noreste japonés.

Unas 200 mil personas han sido evacuadas de sus casas y la mayoría están alojadas en los más de dos mil refugios temporales habilitados por las autoridades.

Según las cifras oficiales, en Miyagi hubo 5 mil 714 muertos, en Iwate 2 mil 939 y en Fukushima 812, mientras que los desaparecidos se cuentan por varios miles en esas tres provincias, las más devastadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.