A los 21 años Alexis Alford es la persona más joven en conocer todos los países del mundo

“Al principio, simplemente quise forzar los límites de lo que pensé que era capaz de hacer con mi vida y ver el mundo en el proceso. Hasta que empezó a ser un gran reto no me di cuenta de que estaba inspirando a otra gente a mi alrededor, en especial a otras mujeres jóvenes», recuerda Alexis; aquí en Marruecos

La viajera estadounidense Alexis Alford posee el Guinness Mundial como la persona más joven en haber visitado 196 estados del planeta

“Es una locura que años de arduo trabajo culminen en un solo momento. Estoy muy agradecida con todos los que me ayudaron a llegar hasta aquí. El capítulo más grande de mi vida está llegando a su fin. Saludos a un nuevo comienzo”, publicó la estadounidense Alexis Rose Alford en su cuenta de Instagram el 31 de mayo de 2019. Acababa de cruzar la frontera de Corea del Norte, y con apenas 21 años, se había convirtió en el viajero más joven en visitar los 196 estados soberanos del mundo.

Una vez completado su periplo debió presentar miles de pruebas para certificar su hazaña y finalmente obtuvo el Récord Guinness oficial como la persona más joven en haber visitado todos esos países.

Ahora bien: ¿Cómo llegó Alford a conquistar semejante récord? Nacida y criada en Nevada City, una pequeña ciudad de California resulta que sus padres dirigen una agencia de viajes en el norte de California y siempre la llevaron con ellos a sus viajes de trabajo. Al punto que cuando cumplió 18 años ya había visitado más de 70 países.

Trabajar en la agencia de sus padres durante la adolescencia también le permitió ahorrar dinero hasta que en octubre de 2017 se propuso romper el título y superar a otros viajeros récord como el británico James Asquith, que desde 2013 era el más joven en visitar todos los países del mundo con 23 años, o Cassie De Pecol, la primera mujer en lograr el mismo récord a los 27 años.

“Recuerdo que pensé para mí misma: ´Me arrepentiré por el resto de mi vida si no intento seguir adelante con esta idea y ver a dónde me lleva´. Parecía una locura, y en retrospectiva, no tenía idea de cuánto trabajo iba a tomar realmente, pero comencé a concentrarme en un país a la vez y a planificar todos estos viajes locos”, señalaba Alford en una entrevista publicada en el sitio Conde Nast Traveler.

Enseguida puso manos a la obra y se dedicó a investigar las mejores ofertas y trazar una estrategia para viajar a lugares exóticos con un presupuesto limitado, valiéndose de los puntos de su tarjeta de crédito, las millas aéreas y un blog que le permitió obtener ingresos adicionales. Es decir que más allá del apoyo de algún patrocinador, el suyo fue un viaje autofinanciado.

Para recorrerlo dividió el mundo en regiones. Comenzó su viaje en Centroamérica, luego bajó por Sudamérica y desde allí cruzó el Atlántico para recorrer Europa y enseguida inicio un enorme viaje por Asia que se extendió a las naciones insulares del Pacífico Sur y el resto del mundo.

“Al principio, simplemente quise forzar los límites de lo que pensé que era capaz de hacer con mi vida y ver el mundo en el proceso. Hasta que empezó a ser un gran reto no me di cuenta de que estaba inspirando a otra gente a mi alrededor, en especial a otras mujeres jóvenes. Estaba decidida a demostrar que el mundo no es tan siniestro como lo muestran los medios de comunicación y que hay bondad en todas partes”, señaló a su regreso a la revista Forbes.