A los cuarenta años Dara Torres una de las nadadoras más veloces del mundo está entrenando para su quinta Olimpíada mundial

dana-to.jpgDara Torres empieza su día como muchas otras madres de 40 años. Se despierta temprano con su bebita, le da su desayuno, espera a la niñera, se monta en su camioneta deportiva y sale para el trabajo. Y ahí acaba el parecido.
Dara, una de las nadadoras más veloces del mundo, está entrenando para su quinta Olimpíada, aspirando a una medalla, que sería su décima y también la primera para un nadador de más de 40 años. Cinco mañanas a la semana, en el complejo acuático de Coral Springs, nada 100 piscinas junto con otras olímpicas que tienen la mitad de su edad, y las derrota regularmente.
El mes pasado, en las competencias nacionales de Estados Unidos, mejoró su propio récord americano en el sprint de los 50 metros, 25 años después de haber roto su primer récord mundial siendo una jovencita. También ganó el título de los 100 metros contra seis nadadoras que ni siquiera habían nacido cuando ella ganó su primer oro olímpico en 1984.
»Lo que Dara está haciendo no tiene precedentes, está explorando nuevas fronteras que atletas femeninas nunca han cruzado», dijo Michael Lohberg, entrenador olímpico en seis ocasiones, que entrena a Dara en Coral Springs. «Les está abriendo las puertas a las mujeres de mediana edad en todos los deportes. Su historia va más allá de la natación».
Arlene Semeco, de 23 años, una nadadora olímpica de Venezuela, entrena con Dara y la califica de «enormemente dotada, asombrosa, un modelo para todas nosotras».
Al observar el esbelto cuerpo de Dara, con sus seis pies de estatura, surcando el agua como un delfín, con los músculos bien definidos en su espalda y sus hombros, uno no se imaginaría que hace 17 meses estaba dando a luz a su primer hijo tras una ausencia de seis años de la natación competitiva. Pero ella nadaba y levantaba pesas antes de dar a luz y había otros indicios de que iba a volver a competir.
»Me acababan de poner a Tessa, mi bebita, sobre el pecho y lo primero que le pregunté a mi médico fue cuándo podría empezar a entrenar de nuevo», dijo.
Dos días después, en contra de las órdenes del doctor, estaba de regreso en el gimnasio, haciendo ejercicios de brazos. En tres semanas perdió las 36 libras que había ganado durante el embarazo. Se convirtió en el tipo de madre que las demás madres detestan: las que tienen un vientre perfectamente liso.
‘Recuerdo que estaba comprando pañales en la tienda y esta señora me dice: ` ¿Tienes un recién nacido?’ y cuando le dije que sí, me dijo, ‘Tienes que haberlo adoptado’ », dijo Dara sonriendo.
En agosto del 2006, mientras todavía estaba dando el pecho, Dara nadó en una competencia con nadadoras de 35 años y más. Nadó tan rápido que decidió ir por los Olímpicos del 2008. David Hoffman, el padre de Tessa, un médico especialista en fertilidad, nada ocasionalmente en competencia y apoyó su decisión.
Ya había salido del retiro en una ocasión, para los Olímpicos del 2000, y ganó cinco medallas a los 33 años. Después de eso, decidió retirarse y pasó los siguientes seis años modelando, sirviendo de anfitriona en programas de ejercicios y aventuras, haciendo anuncios de Tae-Bo, y trabajando como reportera deportiva.
Durante su embarazo, volvió a sentir el ansia de competir.
»Empecé a volver a nadar durante el embarazo, puramente por ejercicio, pero no puedo jugar en una piscina», dijo. «Necesito competir».
«Creo que ahora soy una mejor nadadora que cuando era una adolescente. Ahora comprendo mi cuerpo mucho mejor y mis brazadas son mucho mejores técnicamente».
Dara es una maniática del ejercicio que mantiene su escultórico cuerpo con un equipo de siete personas que incluye dos entrenadores de natación (Lohberg y el especialista en sprints Chris Jackson), un entrenador personal (Andy O’Brian de los Florida Panthers), un terapeuta físico, una masajista, y dos especialistas en estiramiento.
Sus músculos de 40 años no se recuperan tan rápidamente como antes, así que, para relajarlos, es »aplastada». Se acuesta boca abajo en un tatami y un entrenador se para descalzo en su trasero mientras otro pisa sobre sus músculos «para liberar las toxinas y el ácido láctico».
Los estiradores Ann Tierney y Steve Sierra, que viajan con ella, la estiran antes y después de las competencias mientras nadadoras más jóvenes la miran y se preguntan « ¿Qué está haciendo esa mujer?»
Es una pregunta que muchos pudieran hacerse si vieran cómo Dara presiona su cuerpo. Además del trabajo en la piscina, hace agotadores ejercicios en el Stairmaster en el gimnasio, trabaja con bolas suecas y cuerdas de resistencia, y cualquier otra cosa que O’Brian sugiera.
Dara tuvo una infancia privilegiada junto con cinco hermanos en una mansión de nueve cuartos y 10 baños en Beverly Hills. Su padre, Ed, era un magnate inmobiliario que triunfó en Las Vegas. Era codueño del Riviera, se asoció con Wayne Newton para comprar el Aladdin y era propietario del casino El Rancho.
El y la madre de Dara, MayLu, una antiguo modelo, se divorciaron cuando Dara tenía 8 años pero él siguió siendo una influencia en su vida. Murió el año pasado de cáncer pero, según Dara, su recuerdo la impulsa.
Dara sigue cerca de su madre, de su padrastro, de su hermana y de sus cuatro hermanos. La mitad de su familia vive en Sun Valley, Idaho; la otra mitad cerca de Palm Beach.
»Dara siempre fue la más competitiva de los seis niños», dijo su madre, ahora MaryLu Kauder. «Quería ser la primera en el carro, la primera en la mesa, la primera en todo».
En entrenador de Dara trabaja con los Panthers de la Florida y también es entrenador personal de Sidney Crosby, capitán de los Penguins, la primera selección en el draft de la NHL en el 2005. Dice que Dara es la perfecta clienta.
»En primer lugar, tiene una genética excepcional», dijo O’Brian. «Es muy esbelta, mantiene bien los músculos y se recupera rápidamente para su edad».
Pese a su reputación como fanática del ejercicio y la comida sana, ella sabe que hay quienes la miran con suspicacia y echan a correr rumores sobre uso de drogas en la internet.
»Infortunadamente, si usted hace algo fuera de lo ordinario, la gente lo acusa de usar drogas», comentó Dara. «La gente supone que es imposible hacer lo que yo estoy haciendo sin hacer trampas. Es triste».
Dara Torres les pidió a las autoridades nacionales de natación que le hicieran pruebas de drogas »al azar y con frecuencia» y ha propuesto presentar muestras de sangre para exámenes más avanzados. Dice haber sido examinada en seis ocasiones desde junio.
O’Brian dijo que Dara es una atleta »de la mayor integridad» y Lohberg está de acuerdo. ‘Uno la observa y se pregunta, ` ¿Cómo es esto posible?’ Pero si usted la conociera, usted sabría. Es una total perfeccionista».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.