ABOGADOS, ABOGADOS

535277147_268fce1255.jpgPor: Fabio Becerra Ruiz 

Por que  las pirañas no se comen a los abogados ? –
Por respeto Profesional

Un respetable profesor de Derecho le dice a sus  alumnos:  Recuerden
muchachos, lo más importante cuando se es abogado es saber que algunos
casos se ganan y otros se pierden, pero en todos se cobra.

Durante una  audiencia en el juzgado se genera una disputa y el fiscal
le grita al abogado defensor: – Usted es un  ladrón. El defensor le
contesta al
fiscal: – Y usted es un vendido. Luego  el juez dice:
Ya que las partes se han identificado correctamente, sigamos  con la
audiencia…

Un campesino  pasa frente a una lápida que dice:
Aquí yace un abogado, un hombre  honrado, un hombre integro»
El campesino se  persigna y dice asustado, ¡Virgen santísima,
enterraron a tres hombres en la  misma fosa!

¿En qué se parecen los abogados a los  bananos?
En que por mas que busques, nunca encontrarás uno que sea  recto.

Se encontraba  Moisés leyendo a su pueblo los mandamientos:-Noveno
mandamiento: no desear la  mujer del prójimo. A lo cual se oye la
protesta general del pueblo. Moisés  aclara: – Eso dice la ley,
esperemos a ver que dice la jurisprudencia.

Se encuentran dos  amigos y uno le dice al otro: – Como le parece que
me separé de mi esposa? –  No me diga, ¿cómo hicieron? – Con un
abogado, el nos ayudó a realizar la  repartición de los bienes. – Y
como repartieron los hijos? – Muy fácil,  decidimos que el que quedara
con mas plata se quedaba con los
niños. – ¿Y  quien quedó con ellos? –
El abogado, y anda  más encartado con esos muchachitos…

Método del  gato para determinar la clase de abogado con que negocia:
Coloque un gato  sobre el escritorio. Si el gato sale corriendo, ese
abogado es muy perro. En  cambio, si el gato se le manda al abogado es
porque es una rata.
Por  qué a los abogados los entierran cuatro metros bajo tierra,
mientras al resto  de los mortales tan solo a tres? Porque los
abogados en el fondo, bien en el  fondo tienen algo bueno.

Un  abogado trata de defender a su cliente acusado de bigamia y le
Dice al juez: –  Efectivamente, señor Juez, mi representado es bígamo.
Pero, ¿acaso no lo  redime de todo tipo de culpa la expiación del
castigo que se impuso el mismo  al tener que soportar a dos suegras a
la vez?

Un abogado tomaba  el sol en un parque, cuando se le acerca una señora
y le pregunta: – ¿Qué  hace, doctor? – Aquí robándole unos rayitos al
sol.
Y ella comenta: El  doctor siempre trabajando a toda hora, no?

¿Cuándo  se sabe que un abogado esta mintiendo?
Cuando mueve los labios.

Van  caminando por la calle un borracho, Papa Noel y un abogado
honesto. Cuando de  pronto se encuentran un billete de $50.000 pesos,
tirado en el piso.   ¿Quién de los tres lo recoge?, pues, el borracho
porque ninguno de los  otros dos existe!

Se  encuentran dos amigos y uno le pregunta al otro: «Como hago para
saber que va  ser mi hijo cuando grande?» Y el amigo responde:
Enciérralo durante un mes en  una pieza con un libro, un fajo de
billetes, y un banano; si lo encuentras  leyendo el libro va ser poeta
o escritor, si lo encuentras contando los  billetes va ser economista
o contador, y si lo encuentras mirando el banano va  ser agricultor.
Al mes se vuelven a encontrar y el amigo cuenta: «Hice lo que  me
dijiste y al abrir la puerta lo encontré sentado en el libro, contando
la  plata y comiéndose el banano. Y el exclama: «Va ser un maldito
abogado».

En que  se parece el Derecho al fútbol? En que todo se hace a las
patadas y de vez en  cuando un cabezazo.

La mujer se  despierta durante la noche y descubre que su esposo no
está en la cama. Sale  de la cama, y baja las escaleras en su
búsqueda. Lo encuentra sentado en la  cocina, con una taza de café en
la mano parece ensimismado en sus  pensamientos, mientras fija su
mirada en la pared. Ella observa que le cae una  lágrima de un ojo,
mientras bebe un sorbo de café. ¿Qué sucede, querido? ¿Por  qué estas
aquí a esta hora?
El marido deposita la taza de café sobre la  mesa, la mira y le
pregunta en un tono solemne:
¿Recuerdas cuando nos  comprometimos hace 20 años atrás, que tu sólo
tenías 16 años? Si, lo recuerdo  como si fuera hoy!
El marido hace una pausa. No salen fácil las palabras.  Recuerdas
cuando tu viejo nos pescó haciendo el amor en el asiento
trasero de mi coche?
Si, me acuerdo-, dice la esposa, dejándose  caer en una silla a su lado.
El marido prosigue, recuerdas cuando me  apuntó a la cara con la
escopeta y me dijo: «O te casas con mi hija o te envío  a la cárcel
por 20 años».
También me acuerdo de eso -le contesta ella, con  voz suave.
El marido se quita una lágrima de la mejilla y dice:
HOY…HUBIESE SALIDO LIBRE….!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.