Agentes de Estados Unidos burlan la vigilancia y logran introducir piezas para construir bombas en varios aviones

aeropuerto.jpgLos investigadores pasaron explosivos líquidos y detonadores a través de puestos de control de 19 aeropuertos estadounidenses.
Un grupo de investigadores de Estados Unidos burló las medias de seguridad aeroportuarias y pasó explosivos líquidos y detonadores a través de puestos de control de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) de 19 aeropuertos del país, poniendo al descubierto los fallos en la aplicación de las medidas de seguridad entradas en vigor del 11-S. Es esta la noticia que dio a conocer en un informe de la Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO), un departamento de investigación del Congreso de EEUU.
Los agentes del GAO (Government Accountability Office) utilizaron información de internet para reunir los componentes que luego compraron en comercios locales y escondieron en la ropa y en bolsos de mano. Las pruebas se llevaron a cabo de forma secreta en marzo, mayo y junio de este año.
«Nuestras pruebas demuestran claramente que un grupo terrorista, mediante información de libre disposición pública, podría causar graves daños a un avión y amenazar la seguridad de los pasajeros», indicó el informe, en el que se lee que los detalles específicos de los componentes y los métodos para ocultarlos son información clasificada. Los investigadores demostraron la forma en que es posible pasar estos artefactos a través de los puestos de control y llevarlos hasta los aviones «sin ser detenidos por los agentes de seguridad en el transporte», dijo el informe.
Sin embargo, Ellen Howe, indicó que los investigadores lograron pasar solamente uno de los 19 cordones de seguridad. Señaló que, además de esos puestos de control, la TSA utiliza diferentes tecnologías para detectar la presencia de explosivos y que hay agentes que revisan la validez de documentos y observan la conducta de las personas en todo el aeropuerto. «Sólo porque alguien pasa un control de seguridad no significa que va a pasar toda la seguridad», manifestó.
Actualmente la TSA cuenta con alrededor de 2.500 agentes encubiertos que vigilan estrechamente la tarea de los encargados de seguridad en los aeropuertos. Segùn Kip Hawley, eso significa que se está vigilando cada uno de esos puestos de control «en cada turno, y todos los días en los alrededor de 450 aeropuertos del país».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.