Agoniza la onda corta

Por Eduardo Lozano M.

Los que hemos sido diexistas permanentes o temporales por razones de oficio o afición, vemos hoy con cierta nostalgia la forma como poco a poco en el mundo se están apagando las emisoras de radio pioneras en la modalidad de transmisión de “onda corta” o shortwave.

Esta modalidad de transmisión, desconocida por la gente de hoy, está tocando a su final por los altos costos que tiene el mantenimiento de los equipos de transmisión, los que han sido desplazados por las radios de FM, las señales satelitales y el internet en banda ancha.

LA ONDA CORTA

Para quienes desconocen totalmente del tema, trataré de explicar en los términos más elementales el origen de la modalidad SHORTWAVE y los motivos que hubo para instituirlo.

La onda corta, un sistema de transmisión de radio que contrario a su nombre permite escuchar a miles de kilómetros una señal, se inició a finales del siglo XIX y a comienzos del siglo XX, ante la necesidad de difundir mensajes de orden político y religioso, ante la carencia de medios escritos de fácil distribución.

La paternidad se la disputan Rusia y Alemania.

Los ensayos y resultados fueron tan buenos en su época, que Alemania dedicó sus esfuerzos a la construcción de transmisores y receptores marca TELEFUNKEN y adquirió el liderazgo a mitad de siglo.

Las iglesias del mundo vieron que el sistema era una excelente herramienta para la difusión de la fe, que dedicaron todo su esfuerzo económico para la compra de equipos que les sirvieron por muchos años para la evangelización.

EFECTO EN LOS GOBIERNOS

El invento de la época tuvo tal acogida, que gobiernos como el de Estados Unidos, Cuba, Canadá, Francia, Holanda, España e Inglaterra entre otros, se dieron a la tarea de instalar sus propias emisoras de radio bajo esa modalidad.

Las religiones como en el caso de RADIO VATICANA (católica), HCJB (evangélica), TRANS-MUNDIAL y PJB (protestantes) SEPTIMO DIA (adventistas) se dieron a la tarea de difusión por radio mediante el sistema de Onda Corta.

Colombia no fue ajena a ese estilo de difusión e instaló varios transmisores. El 5 de Septiembre de 1929 se hizo la primera trasmisión en onda corta por la emisora HJN, que después recibió el nombre de Radiodifusora Nacional de Colombia y el 8 de diciembre del mismo año funcionó la primera emisora comercial de onda corta llamada “La Voz de Barranquilla”.

Luego se pusieron en funcionamiento otras emisoras comerciales con el mismo sistema de onda corta con el fin de ser escuchados a grandes distancias.

MUERTE DE LA ONDA CORTA

A partir del año 2000 cuando los satélites y el sistema internet se popularizan, el sistema para transmitir mensajes a gran distancia comienza a decaer vertiginosamente, porque los costos del mantenimiento de los equipos se volvieron inalcanzables.

Los gobiernos y los radiodifusores comerciales han venido suspendiendo paulatinamente los servicios y hoy son muy pocos  los que usan esta modalidad.

Este año dos estaciones muy importantes: Radio Canadá Internacional y Radio Neederland de Holanda anunciaron el fin de sus labores y el despido de centenares de trabajadores. Se acabó el presupuesto.

La Voz de América de los Estados Unidos, Radio Moscú de Rusia, Radio Habana-Cuba, Radio Francia Internacional desde París, Radio Exterior de España y la BBC de Londres entre otras, redujeron su programación de onda corta al mínimo, porque la millonaria inversión para mantenerlas activas no se justifica.

Así las cosas, la modalidad de radio de Onda Corta que tuvo su auge en el siglo XX, hoy es sometida a un entierro de tercera categoría.

Al comienzo de la nota hablé sobre el Diexismo. Para quienes no conocen el término me permito explicar: “El diexismo es la rama de la radioescucha, basada en la afición a escuchar, captar o sintonizar emisoras, señales o estaciones de radiodifusión exóticas, de baja potencia o de amplia lejanía geográfica con respecto al lugar de recepción; a través de un radioreceptor. Sus siglas son DX (siendo D: distancia y X = incognita o desconocida). El oyente o radioescucha aficionado suele denominarse ‘diexista’.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.