Ahora Facebook empezará a tomar medidas drásticas contra reseñas falsas y pagadas

Es cierto que Facebook ha tomado medidas durante mucho tiempo contra las reseñas falsas y pagadas. Pero ahora hemos notado un cambio en esto, pues está formalizando su postura.

Tal y como señala The Verge, la empresa matriz de Facebook, Meta, actualizó hace poco su Política de comentarios de la comunidad en los EE. UU. ¿Y para qué? Pues para prohibir los comentarios falsos y pagados en sus plataformas. Gracias a esto, los usuarios no podrán publicar una reseña falsa de un restaurante con la esperanza de obtener una comida gratis. Además, tampoco recibirán sobornos para dejar opiniones positivas acerca de un producto.

¿Qué más se sabe sobre la prohibición de Facebook de las reseñas falsas y pagadas?

Está política también prohíbe las revisiones “irrelevantes” y de spam, al igual que todas las que incluyen contenido gráfico u ofensivo. Una de las cosas que no hace ver lo fuerte de esta medida es que Meta extraerá reseñas que violen las políticas. Sumado a ello, la compañía se reserva el derecho de suspender el acceso a algunos o todos sus productos. ¿Y qué sucederá con los infractores?  Estos podrían enfrentarse a suspensiones o prohibiciones permanentes de sus cuentas de Facebook. Incluso las empresas podrían perder acceso a las listas y etiquetas de productos.

Es posible que no se vea un aumento desmedido en las medidas enérgicas de Facebook contra las reseñas falsas y pagadas, ya que la nueva política continúa con una estrategia existente. También es incierto qué tan bien se mantendrá el compromiso que anunció la compañía. Recordemos que Facebook eliminó 16.000 grupos de revisión falsos el año pasado en respuesta a las preocupaciones de un organismo de control del Reino Unido. Pese a ello, no hay garantía de que atrapará a todos los infractores. Sin embargo, el hecho de que la empresa haya establecido una política oficial, nos indica el compromiso de abordar el problema. A su vez, podría ayudar a Meta a respaldar sus prohibiciones cuando los perpetradores empiecen a quejarse.