Ahora las mujeres pueden hacerse a sí mismas el examen para detectar cáncer de cuello uterino

Un nuevo análisis que las mujeres pueden realizarse a sí mismas para detectar cáncer de cuello uterino mostró que es «efectivo y simple» en un amplio estudio llevado a cabo en México.

El avance, afirma la investigación publicada en la revista The Lancet, podría ayudar a reducir las altas tasas de mortalidad de esta enfermedad, la primera causa de muerte por cáncer en muchos países del mundo.

Actualmente existe una prueba para detectar el cáncer de cuello uterino pero ésta debe practicarse en una clínica con personal entrenado.

Por eso, tal como señalan los científicos de la Universidad Queen Mary de Londres, el nuevo autoanálisis podría beneficiar a miles de mujeres que viven en regiones remotas o que no pueden o quieren asistir a una clínica.

El autoexamen fue probado en un ensayo clínico en el que participaron más de 20.000 mujeres en México, donde el cáncer de cuello uterino es la primera causa de muerte por cáncer en mujeres mayores de 25 años,

Los resultados mostraron que la prueba logró detectar más casos de cáncer y de anormalidades precancerosas que el análisis que se usa actualmente, la prueba de Papanicolau.

«Puedo decir que el nuevo análisis es mucho más sensible, por su capacidad de detección de cáncer o precáncer, que la prueba convencional de Papanicolau», dice el profesor Attila Lorincz, especialista en epidemiología molecular que creo el análisis.

«La prueba de Pap es un examen vaginal y algunas mujeres no se sienten cómodas con ésta. Pero este nuevo enfoque parece tener más aceptación entre las mujeres».

Más sencillo

La prueba convencional de Papanicolau requiere que las mujeres acudan a una clínica donde un trabajador de salud coloca un espéculo en el canal vaginal para tomar muestras de células epiteliales del cuello uterino.

Las células son posteriormente enviadas a un laboratorio donde son analizadas en el microscopio para detectar anormalidades que indiquen la presencia precáncer o cáncer.

Aunque la prueba sigue siendo la forma más efectiva de detectar de forma temprana el cáncer cervical -además de otras infecciones y anormalidades de la cérvix y el endocérvix- muchas mujeres, por varias y distintas razones, nunca se someten a ella.

El cáncer cervical, que casi siempre es causado por el virus del papiloma humano (VPH), comienza con una lesión que puede ser detectada en la prueba de Papanicolau. Y en esta etapa puede tratarse exitosamente.

Por eso se recomienda que las mujeres se sometan a la prueba regularmente, por lo general cada tres años.

En el estudio en México la mitad de las participantes se realizaron la nueva prueba solas, en sus casas y la otra mitad asistió a una clínica para someterse al análisis convencional.

Los resultados mostraron que el autoanálisis logró detectar cuatro veces más casos de cáncer cervical y tres veces más casos de anormalidades precancerosas que la prueba de Papanicolau.

Pero lo más importante, dicen los investigadores, fue que el porcentaje de mujeres que sometieron muestras para análisis fue más alto entre aquéllas que usaron el autoanálisis.

«El autoanálisis es muy fácil de realizar» explica el profesor Lorincz.

«Las mujeres se toman la muestra solas introduciendo un hisopo o un cepillo pequeño en la vagina, usualmente pueden hacerlo paradas. Una vez adentro el hisopo se mueve alrededor del canal vaginal para tomar la muestra y ya afuera se coloca en un tubo».

«Posteriormente se envía la muestra al laboratorio, por correo o entregándola a alguien, y después se le informan los resultados a las pacientes».

«Si la prueba es positiva ya hay un sistema establecido en los servicios de salud sobre el seguimiento que se debe dar a esa paciente» explica el investigador.

Menos muertes

Una de las limitaciones del análisis, explica el científico, es que detectó un número de falsos positivos en pacientes que, en pruebas posteriores, resultaron estar sanas.

Esto significa una carga adicional, no necesaria, para los servicios de salud, pero los científicos esperan poder solucionar esto en futuros ensayos.

El cáncer de cuello uterino sigue matando a más de 270.000 mujeres en todo el mundo cada año, principalmente en los países de medianos y bajos ingresos, donde las mujeres no tienen acceso a escrutinios ni vacunas.

«Ciertamente uno de los principales objetivos de este estudio fue crear una estrategia que permita una ampliación sustancial de la cobertura de análisis de VPH», dice el profesor Lorincz.

«México, Brasil y muchos otros países de América Latina tienen tasas muy altas de cáncer de cuello uterino, entre dos y cinco veces más altas que en Estados Unidos o Europa».

«Muchas mujeres están muriendo a causa de este cáncer que es totalmente prevenible, así que es necesario hacer algo urgentemente para evitarlo» agrega.

Según el científico, los análisis de costo efectividad de la nueva prueba muestran que ésta es más accesible que la actual prueba de Papanicolau.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.