Ahora las personas podrían ser identificas por las bacterias de sus heces

29911969ac7b71be4f8091ab47bbc85e_LLas bacterias intestinales y las colonias de microbios que viven en el cuerpo o la piel humana pueden servir como un identificador único, de una forma bastante similar a la huella digital, dijeron investigadores.

El estudio, conducido por la Universidad de Harvard, es el primero que investiga cuán identificables pueden ser los individuos en base a sus bacterias, las cuales pueden variar sustancialmente en base a la edad, la dieta, la ubicación geográfica y la salud general de una persona.

«La vinculación de una muestra de ADN humano con una base de datos de ADN es el fundamento de la genética forense, que ya tiene varias décadas», dijo Eric Franzosa, el autor líder del estudio e investigador del Departamento de Bioestadística de Harvard.

«Hemos demostrado que es posible hacer el mismo tipo de vinculación utilizando secuencias de ADN de los microbios que habitan el cuerpo humano. Para esto, no es necesario acceder al ADN humano».

Los científicos hallaron que las muestras de heces son particularmente fiables. Hasta el 86% de las personas pueden ser identificadas a través de sus bacterias intestinales incluso después de un año.

Menos confiable

Las muestras de piel son menos confiables. Cerca de un tercio de las personas investigadas podrían ser identificadas al cabo de un año, según el estudio divulgado en la publicación especializada Proceedings of the National Academy of Sciences.

Pero, aunque las muestras pueden no coincidir, hay muy pocos casos de falsos positivos. La mayoría de las veces se hace la vinculación o no se hace, pero raramente se identifica a la persona incorrecta.

Dato

El estudio se basó en 120 personas, elegidas de un grupo de 242 que donaron sus heces, saliva y muestras de piel al Human Microbiome Project (proyecto microbioma humano), que mantiene una base de datos pública para los investigadores.

Frase

«Hemos demostrado que es posible hacer el mismo tipo de vinculación utilizando secuencias de ADN de los microbios que habitan el cuerpo humano. Para esto, no es necesario acceder al ADN humano». Eric Franzosa, el autor líder del estudio e investigador del Departamento de Bioestadística de Harvard