Ahora Twitter prohíbe la publicación de imágenes y vídeos de personas que no hayan dado su consentimiento

El logo de Twitter aparece encima de un puesto de cotización en el parqué de la Bolsa de Nueva York, el lunes 29 de noviembre de 2021. Las acciones subieron tras el anuncio de la salida de Jack Dorsey. (AP Photo/Richard Drew)

La primera medida tomada por el nuevo CEO, Parag Agrawal, estrecha el control sobre lo que los usuarios pueden publicar en la red

Sólo han pasado algunos días desde que el fundador y ex CEO de Twitter, Jack Dorsey, renunciara a su cargo y el cambio de líder ya se está haciendo notar. La primera medida anunciada tras la llegada de Parag Agrawal a la posición de máxima responsabilidad de la empresa ha sido prohibir fotografías, vídeos y audios en los que aparezcan personas privadas que no hayan prestado su consentimiento para la publicación.

En un mensaje publicado en el blog de la compañía, Twitter ha justificado la decisión en que “compartir medios personales, como imágenes o videos, puede violar potencialmente la privacidad de una persona y puede provocar daños emocionales o físicos” y cita como principales víctimas de esa práctica a “mujeres, activistas, disidentes y miembros de minorías”.

Hasta ahora, las políticas de uso de Twitter prohibían la publicación de información privada de otras personas como números de teléfono, direcciones físicas, correos electrónicos, coordinadas GPS, información de cuentas bancarias y tarjetas de crédito, datos biométricos, registros médicos y documentos de identidad.

Con la nueva política, cualquier persona que figure en una grabación o fotografía sin haber prestado su consentimiento podrá solicitar la retirada de ese contenido a Twitter. Deberá ser el individuo afectado o un representante autorizado quienes comuniquen a la compañía que no consiente la divulgación de su imagen y Twitter lo borrará. También podrá reducir la visibilidad de las respuestas y, en los casos más graves, suspender la cuenta que lo ha publicado.

La empresa contempla algunas excepciones como los medios de comunicación cuando “el contenido se comparta en interés público o añada valor a la discusión pública”.

En cuanto al resto de tuiteros, la empresa valorará “el contexto” antes de aceptar o denegar una solicitud de eliminación de contenido. “Reconocemos que hay casos en los que los titulares de las cuentas pueden compartir imágenes o vídeos de personas privadas en un esfuerzo por ayudar a alguien involucrado en una situación de crisis, como en las secuelas de un evento violento, o como parte de un evento de interés público debido a su interés, y esto podría superar los riesgos de seguridad para una persona” explica Twitter en el comunicado. Y señala como parámetros a valorar “si la imagen está disponible públicamente y/o está siendo cubierta por los medios de comunicación convencionales/tradicionales (periódicos, canales de televisión, sitios de noticias en línea), o si una imagen concreta y el texto del tuit que la acompaña añaden valor al discurso público, están siendo compartidos en interés público, o son relevantes para la comunidad”.

La nueva medida concede un enorme margen de arbitrariedad a Twitter y tendrá un impacto indudable en la propia idiosincrasia de la red social. A lo largo de los años, Twitter se ha caracterizado por su inmediatez que le ha permitido situarse como primera fuente de información para muchos usuarios. Pero gran parte de ese contenido que los mantiene en la plataforma puede verse afectado por la nueva política instaurada por Parag Agrawal.