Alemania hará exámenes para los extranjeros mayores de 16 años que quieran nacionalizarse

images18.jpgLa medida, que empezará a funcionar en septiembre, trae polémica por el nivel muy elevado de las preguntas.
¿En qué año se fundó la República Federal de Alemania? ¿Qué pretendía Willy Brandt cuando en 1970 se arrodilló al visitar lo que fue el gueto de Varsovia? Son algunos de los ejemplos de preguntas que Alemania tiene previsto formular a partir de septiembre a todos los extranjeros mayores de 16 años que quieran obtener la nacionalidad alemana.
Los conocidos exámenes de naturalización, aprobados por el Gobierno alemán e impulsados por los conservadores, han traído la polémica por el método que se quiere implantar y porque algunos partidos políticos y asociaciones de inmigrantes consideran, en cambio, que el nivel de los cuestionarios es muy elevado.
El Ejecutivo alemán ha asegurado que los interesados tendrán acceso al catálogo de 310 preguntas elaboradas, de las que se extraerán de forma aleatoria 33 para cada examen. El problema reside en la dificultad de la mayoría de las preguntas. Según recoge en su edición digital el semanario Spiegel, muchos alemanes no serían capaces de superar el test. Spiegel, como otros medios de comunicación alemanes, considera injusta tanta exigencia y afirma que las políticas de inmigración no están enfocadas a los inmigrantes sino a los votantes alemanes.
Este cuestionario será para todos los extranjeros mayores de 16 años que quieran obtener la nacionalidad alemana. Deberán pagar 25 euros para hacer el examen, de tipo test, y acertar al menos 17 de las 33 preguntas que lo conformarán. Las preguntas se encuadrarán en tres campos distintos: Política en la democracia, Historia y responsabilidad y Gente y sociedad. El objetivo, según sus defensores, es mostrar el grado de interés y conocimiento del inmigrante por el país de acogida.
La medida alemana surge en medio de la polémica en la que Europa se encuentra por las políticas de inmigración. Después de la aprobación de leyes encaminadas a la expulsión de los sin papeles, ahora también los países miembros trabajan por acelerar otras medidas que incluyan el control de los inmigrantes acogidos en cada Estado. El presidente francés, Nicolás Sarkozy, también quiere exámenes de conocimientos de lengua francesa y valores de la República.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.