Alimentos que debes comer para evitar trastornos en la tiroides y ayudar a regularla

El hipertiroidismo es una enfermedad endocrina muy común. Se caracteriza por la disminución de la actividad de la glándula de la tiroides, lo que produce efectos en toda la extensión del cuerpo humano y en la producción de hormonas tiroideas, que son menos de las que debería haber.

En orden de evitar el hipertiroidismo, una de las medidas preventivas más comunes y fáciles de aplicar consiste en la aplicación de un régimen alimenticio adecuado.

Dieta para el hipertiroidismo

En términos básicos, la dieta para el hipertiroidismo consiste básicamente en ingerir alimentos que contribuyan a la producción de la glándula de la tiroides y evitar los alimentos que influyan en la disminución de sus efectos.

Regular la actividad de la tiroides requiere del consumo de elementos ricos en ciertos minerales como el cinc, yodo, y selenio. Estos son nutrientes importantes para el buen funcionamiento de la tiroides, y los podemos encontrar en pescados, mariscos, y frutos secos.

Alimentos que regulan la tiroides

Los hemos mencionado previamente, pero ahora es momento de profundizar en ellos y señalar sus beneficios específicos.

Los nutrientes que detallaremos a continuación ayudan a la formación de las hormonas tiroideas y al funcionamiento de ellas en el organismo, manteniendo un equilibrio en el organismo de la persona.

  • Yodo: Pescados, algas marinas, Camarones y huevos.
  • Cinc: Ostras, carne, semillas de calabaza, frijoles, almendras, maníes.
  • Selenio: Castañas de Brasil, harina de trigo, pan, huevo.
  • Omega-3: Aguacate, Aceite de oliva, aceite de linaza, salmón, sardinas, atún.

Componentes que interfieren en la regulación tiroidea

  • La soya, así como los derivados lácteos y del tofu, son los principales alimentos que entorpecen la regulación de las hormonas tiroideas. No obstante, esto depende del individuo.
  • Si estás en un tratamiento contra la tiroides, asegúrate de abstenerte de la leche y sus derivados, así como también de suplementos de hierro.
  • Alimentos vegetales como el repollo, brócoli, flor silvestre, coles de Bruselas, y espinacas. No deben ser consumidas crudas a diario, sin embargo, si se cocinan pudieran ser fuente de alimento de manera ocasional.

Recomendaciones

  • Realiza tres comidas principales y dos o tres meriendas al día para que así no tengas que pellizcar entre platos.
  • Consume de dos a dos y medio litros de agua al día.
  • Aumenta el consumo de frutas y vegetales, al menos 5 raciones por día.
  • Reduce la ingesta de azúcares simples y grasas.
  • Haz comidas a la plancha o al horno, evitando preparados artificiales o frituras.