American Airlines hace pruebas ecológicamente sanas a vuelo transatlántico para mostrar los ahorros en combustible & carbono, beneficios de la tecnología Nextgen

El vuelo 63 de American Airlines, que sale de Paris hacia Miami, embarca en un viaje con la meta de mostrar que los vuelos transatlánticos se pueden operar de una manera ecológicamente sana.

Gracias a la Iniciativa de Interoperabilidad Atlántica para Reducir las Emisiones (AIRE), American será la primera aerolínea estadounidense en probar las tecnologías y los procedimientos next-generation que significativamente reducen las emisiones de carbono y ahorran combustible en las rutas transatlánticas. Las pruebas serán conducidas durante un vuelo programado de American para obtener beneficios en tiempo real.

AIRE, una iniciativa conjunta entre la Administración Federal de Aviación (FAA), la Comisión Europea (EC) y varias aerolíneas internacionales, está diseñada para acelerar la aplicación de nuevas tecnologías y procedimientos operacionales, que impactan directamente la habilidad de reducir emisiones de carbono y contaminación acústica y también de conservar combustible. Parte del proyecto AIRE incluye demostraciones de vuelo para probar los beneficios de las tecnologías que serán utilizadas con el NextGen de la FAA y el sistema de manejo de tráfico aéreo de la Investigación MTA Cielo único Europeo (SESAR) de la EC.

“Es necesario que la industria de aviación trabaje con nuestros socios de control de tráfico aéreo para demostrar los beneficios de la tecnología NextGen. Al implementar esta tecnología rápidamente, podemos hacer cambios grandes y concretos para reducir nuestro impacto en el medio ambiente, aumentar la capacidad del sistema y reducir los retrasos del tráfico aéreo”, dijo Bob Reding, Vicepresidente de Operaciones de American. “Utilizar la tecnología NextGen es una parte crucial de los esfuerzos ecológicos de American, que ya han producido un ahorro anual de más de 110 millones de galones de combustible y una reducción de 2.2 billones de libras de emisiones de carbono”.

Utilizando una aeronave Boeing 767-300, el vuelo 63 de American saldrá del Aeropuerto Charles De Gaulle en Paris (CDG) y llegará al Aeropuerto Internacional de Miami (MIA). El vuelo será conducido utilizando varias medidas de conservación de combustible, incluyendo el uso de un sólo motor durante la salida y llegada del vuelo, subida y descenso continua, rutas optimizadas sobre agua, y una llegada “hecha a la medida”. Entre esos procedimientos hay varios elementos claves de Fuel Smart, el programa de American de conservación de combustible. En el 2010, American tiene la meta de aumentar sus ahorros anuales de combustible a 120 millones de galones, que también reducirá las emisiones de carbono por 2.5 billones de libras.

Los análisis del vuelo por la FAA, la EC y American determinarán los ahorros de carbono y de combustible del vuelo de demostración. Desde el año pasado, la FAA y American han conducido pruebas en Miami para determinar la mejor formar de usar la tecnología next-generation.

American ha sido un líder en la optimización de la eficacia del transporte aéreo a través del Atlántico. De hecho, hace más de 20 años, American fue pionero del uso de las aeronaves con dos motores para vuelos transoceánicos, lo cual ha cambiado fundamentalmente las operaciones aéreas. Hasta ese punto, casi todos los vuelos internacionales eran conducidos por aeronaves con tres o cuatro motores. Los esfuerzos de American en utilizar aeronaves de dos motores en el Atlántico influyeron a Boeing y Airbus a crear aeronaves de dos motores para vuelos internacionales, resultando en una gran reducción de emisiones de carbono y una mayor eficacia de combustible a través de la industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.