Apple Watch Series 3 ya no depende del teléfono gracias a su conexión celular

Además, tiene más sesiones de entrenamiento, aunque su batería se agota rápido cuando usas la conexión celular

La gran actualización del Apple Watch Series 3 es que añade conectividad celular. Funciona con todas las operadoras celulares importantes —al menos en Estados Unidos—, lo cual es un cambio agradable frente a otros relojes celulares.

La conexión celular funciona bien para llamadas telefónicas, correo electrónico, Siri y mensajes; en tanto que la música ahora se sincroniza más fácilmente. Este modelo ofrece mejorías en la monitorización de actividad física y nuevas caras de reloj, añade barómetro al GPS y se puede nadar con él. Además mantiene el mismo tamaño que las versiones anteriores del reloj.

Fuera de la caja, el Apple Watch Series 3 ejecuta watchOS 4, que aumenta un poco el entrenamiento (coaching), si lo dejas. El entrenamiento en los wearables es bastante útil y el reloj de Apple lo está haciendo lentamente, pero más en el reloj mismo que en el Fitbit, que depende mucho más de una aplicación.

Lo malo es que la vida de la batería sufre de manera importante al hacer llamadas o durante los entrenamientos de GPS. Asimismo, el modelo celular de 42 mm es caro —incluso antes de pagar por el servicio inalámbrico mensual y la suscripción a Apple Pay—. Además, aún se necesita un iPhone para configurarlo y emparejarlo, por lo que no se puede uno deshacer de un gadget, sólo terminas alternando entre dos pantallas diferentes.