Aprende a contrarrestar los efectos nocivos de permanecer sentado

images (1)Hay personas que creen que porque hacen ejercicio tienen ‘derecho’ a estar sentadas por más tiempo, lo cual es en absoluto falso. 

Nuevas investigaciones señalan que a lo largo del día permanecemos sentados más de 10 horas, son incluso más de las que pasamos dormidos.

Es absurdo pensar que de 30 a 45 minutos de ejercicio cada dos días te inmuniza contra los efectos de la vida sedentaria de 70 a 80 horas a la semana

Mientras estamos sentados muchas cosas malas suceden:

Aumentamos el azúcar en nuestra sangre.

El flujo de sangre al corazón se desacelera.

Muchas personas quedan frustradas debido a que a pesar de que hacen ejercicio regularmente no ven los resultados que desearían obtener.

Investigadores señalan que los buenos hábitos como hacer ejercicio y comer bien, no son suficientes. Pasar un largo día en sus sillas, en el coche, en el sillón de la sala, en la silla del comedor, etc. echa atrás gran parte del esfuerzo realizado, entre más pasa el tiempo las personas empiezan a sentirse aletargadas, las células rojas de la sangre en las piernas comienza a aglutinarse, se engrosa dentro de los vasos, viene una desaceleración de la circulación.

Al dejar pasar más tiempo y no interrumpir el estado de sentados, la energía se agota aún más porque la producción de insulina en el cuerpo baja. Los azucares del desayuno permanecen en el torrente sanguíneo en lugar de ser conducidos a los músculos para obtener energía.

Otra hora más sentado, la enzima lipasa, responsable de aspirar la grasa de la sangre, se desactiva, pequeñas cantidades de grasa comienzan a acumularse en la sangre.

Por si esto fuera poco, te da hambre y comes en tu lugar, sin que la digestión pueda hacerse adecuadamente. Y algo más, en lo profundo de los músculos de las piernas, un gen crítico para la supresión de la coagulación y la inflamación se apaga.

Por eso al final del día laboral te sientes tan cansado y con piernas inflamadas.

Un estudio reciente encontró que los maratonistas se sientan cerca de 11 horas los días que no  entrenan. Tal vez eso es porque creen que un entrenamiento vigoroso les otorga el derecho a estar en su sillón favorito, sentados gran parte del día.

Las personas que se ejercitan son dos veces más sedentarios en los días en que no van al gimnasio, pero es absurdo pensar que de 30 a 45 minutos de ejercicio cada dos días te inmuniza contra los efectos de la vida sedentaria de 70 a 80 horas a la semana.

Afortunadamente, la solución es bastante simple.

Además de hacer ejercicio dos o tres veces por semana, piensa en cuánto tiempo permanecerás sentado y cuántas veces te vas a levantar, algunos señalan que es necesario levantarse 35 veces en una jornada laboral. O mínimo 5 minutos por cada hora sentados.

Pequeños movimientos pueden tener un gran impacto.

También funciona hacer flexiones en las pantorrillas aún sentado, sentir cómo se extiende el músculo, incluso estar inquieto en la silla. Todos estos movimientos requieren energía, y las calorías se suman, dice James Levine, investigador de la Clínica Mayo.