Aprende cómo aprovechar los alimentos que están a punto de dañarse

Cuando los alimentos que están a punto de dañarse tendemos a desecharlo, lo cual nos hace sentir bastantes culpables. Para que esto no te ocurra, hay forma de salvarlos.

Si usualmente compras grandes cantidades de verduras o frutas, es probable que varias terminen marchitándose. Esto ocurre debido al mal almacenamiento y también, el tiempo que se demora en darles uso. Que un alimento no luzca fresco, no significa que debe terminar en la basura.

Verduras de hoja verde
Cuando la lechuga está perdiendo su color verde, no es necesario tirarla. Según la blogger gastronómica Alejandra de Always Order Dessert, las hojas marchitas son una excelente opción para preparar salsa pesto casera. En un procesador de alimentos agrégale a estas hojas algunas hierbas, especias, nueces, queso, aceite y agua. Al terminar esta preparación, podés congelarla en pequeñas porciones y utilizarla cuando la necesites.

Tomates
Si están muy arrugados ya no sirven para preparar una ensalada, pero esto no es excusa para usarlos en otras recetas. Si están viejos pueden tostarse, solo tienes que colocarlos en una asadera, previamente cubierta con papel aluminio, y agregarles ajo picado, sal, pimienta y un poquito de aceite. Lo llevas al horno por 3 horas y listo, tendrás una deliciosa opción para preparar un sandwich.

Otra forma de rescatar los tomates marchitos es utilizarlos para preparar salsa casera. Para ello tendrás que pelarlos y picarlos, en una olla le agregas ajo, pimentón, zanahoria, cebolla y aceite. Se cocinan a fuego medio sin dejar de remover.

Frutillas, moras, arándanos
Estos frutos se dañan con rapidez, si están un poco secos puedes triturarlas muy bien, luego mezclar con un poco de azúcar, jugo de limón y vainilla. Los ingredientes se cocinan a fuego medio hasta que rompan hervor. Esta deliciosa salsa puede usarse en helados, panqueques o tortas.

Pimentones
Cuando están arrugados podemos asarlos, al igual que el tomate. Luego se guardan en la nevera y se consumen en sándwiches o como salsas. Antes de que se queden feos, también vale guardarlos en el congelador o frezeer.

Aguacate
La solución más sencilla es preparar guacamole, ideal para sándwiches y chips. Para elaborarlo se necesitan 2 cucharadas de cebolla finamente picada, 3 ajíes picados, cilantro y sal. Triturá la palta y agregalo a la mezcla anterior. Sumá 2 tomates picados y el jugo de un limón. Revolvé y probá si está a tu gusto.

Bananos
Cuando están marrones se convierten en el ingrediente perfecto para preparar pan de banano. Pero también pueden congelarse y utilizarse luego para hacer licuados.

Apio
Si no se utiliza en un par de días, puede dañarse fácilmente. En este caso, bastará con cortar las partes marrones y llevarlo a una olla con agua con hierbas, especies y verduras de tu preferencia. Cocinar a fuego medio y obtendrás un delicioso caldo de vegetales.