Aprende como añadir vitaminas y antioxidantes a tu café de manera natural

Puedes enriquecer tu taza matutina de café agregándole ciertos condimentos que además de sabor, también le aporten valiosos nutrientes.

Es probable que se te pase por alto tomar las vitaminas necesarias diarias que los expertos recomiendan o que se te olvide comerte el par de piezas de fruta que deberías. Pero seguro que nunca pasas por alto tu taza de café nada más despertar o la de después de comer, ¿verdad?

Bien, pues vamos a darte unas cuantas ideas para que aproveches el doble tu momento de ‘relaxing cup’, enriqueciéndolo de manera natural con una pequeña dosis de vitaminas o antioxidantes. ¿Cómo? Con ingredientes básicos que seguramente tengas en tu cocina y que tienen más propiedades de las que crees.

  1. Agrega una cucharadita de canela a tu taza de café

¿Has probado alguna vez el café con canela? Esta especia no solo es una buena manera de sustituir el azúcar refinado que acostumbramos a echar al café, también es una forma excelente de enriquecer tu café con antioxidantes, ya que es uno de los alimentos más ricos en esta sustancia, que nos ayuda a proteger las células del daño oxidativo.

Diversos estudios han apuntado que la canela, además, puede prevenir enfermedades cardiovasculares, podría mejorar la función cognitiva y tiene también propiedades antiinflamatorias.

  1. Añade cúrcuma a tu café para mejorar la digestión

Esta especia procedente del Sureste Asiático y de sabor ligeramente picante, es una caja de sorpresas. No solo tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, como la canela, también puede favorecer la digestión. De hecho, en la medicina china se ha utilizado durante años con ese objetivo. Su composición ayuda a la secreción de jugos gástricos, acelerando el proceso digestivo, pero también sirve para expulsar gases, evitando que se nos hinche el estomago.

Media cucharadita de cúrcuma en el café será suficiente para aprovecharnos de sus beneficios.

  1. Un toque de jengibre para reducir dolores musculares

¿Sabías que el jengibre se utiliza como remedio natural contra las náuseas? Pero, además, los estudios apuntan que también tiene otros beneficios: es una fuente de antioxidantes, ayuda a mantener estables los niveles de colesterol, favorece la digestión y, algo que nos parece de lo más interesante: reduce los dolores musculares, gracias a sus propiedades antiinflamatorias.
Puedes espolvorear en tu café una cucharadita de jengibre en polvo o bien rallar un trozo de su raíz.

  1. Endulza el café con cacao, no con azúcar

Pero hazlo con uno que sea puro o al menos que contengan un 70% de cacao, ya que es la forma en que podemos aprovecharnos realmente de sus propiedades. También evitaremos de esta manera agregar a nuestro café azúcar innecesaria. El cacao es uno de los antioxidantes más potentes que existen. También se ha demostrado que actúa como antiinflamatorio y es bueno para reducir la presión arterial. Y no solo eso: también es capaz de mejorar el estado de ánimo, pues actúa como un antidepresivo natural. Para tomarlo, los expertos recomiendan agregar una cucharada de cacao en polvo por taza de café.

  1. Sustituye el azúcar por miel de Manuka

Hace poco te contamos varias curiosidades sobre la miel de Manuka, un superalimento exclusivo que procede del famoso árbol del té y que contiene propiedades antibacterianas. Es un remedio ideal para aliviar heridas o resfriados, de hecho, se ha utilizado en la medicina tradicional como antibiótico natural. Así que, si tus defensas están algo bajas, prueba a sustituir el azúcar con el que endulzas tu café por un par de cucharaditas de este tipo de miel.