APRENDER A PERDONAR

1040a58boxes9p.jpgAl aproximarse a la recepción de un hotel, a un hombre le llama la atención un ruido y al voltearse a ver qué es, golpea sin querer con el codo el seno de una linda mujer.

Apenado y sin saber qué hacer, él dice: ‘Mil disculpas señorita, si su Corazón es tan suave como su seno, tengo la seguridad de que me perdonará.’

La mujer sonriendo le responde: ‘ Y si su pene es tan duro como su codo, mí habitación es la 201’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.