Aquí está todo lo que deberías saber antes de comprar una prenda de cashmere

Consejos para acertar a la hora de elegir y conservar una prenda de este tejido tan exclusivo

El cashmere es una de las fibras naturales más preciadas del mundo. Lo es por su escasez, que es mucho mayor de la que indica su popularidad (parecen abundar las prendas fabricadas con este tejido y luego no son tantas) como por sus características esenciales, fáciles de detectar incluso para quienes no sean expertos en moda: es ligero, muy cálido y supersuave al tacto.

“Es que es de cashmere” es una frase que se oye mucho cuando alguien pone en valor alguna de las prendas de su armario que más loas recibe por parte de los demás. Este es el poder de este tejido, capaz de marcar la diferencia como pocos a simple vista y, al mismo tiempo, adictivo para quien se pone algo fabricado con este material. Es muy agradable llevarlo encima.

Pero, como decíamos al comienzo, el cashmere es un tipo de lana que no abunda, así que no todo es cashmere ni, sobre todo, tiene la misma calidad. Piensa que este es un material que crece de forma natural debajo del pelaje exterior de la cabra de Cachemira, un animal que habita en la cordillera del Himalaya, en zonas donde el clima es muy exigente. Allí pastan a sus anchas (las que dan una lana de mayor calidad), cuidadas por los pastores nómadas, protegidas del frío por esta capa aislante que es una de las materias primas mejor valoradas por la industria de la moda.

Como puedes imaginar, una prenda fabricada por este tipo de lana también conocida como cachemir o cachemira es delicada y costosa. No son baratas las prendas elaboradas con ella. Por eso, es muy importante saber algunas peculiaridades al respecto antes de comprar una prenda de cashmere. Toma nota y así no la echarás a perder.

Cómo distinguir la calidad

Es esencial leer bien el etiquetado del producto para saber si realmente está fabricada con lana de cashmere y en qué porcentaje. El precio de la prenda es una pista fiable, pero ninguna otra como el etiquetado, donde es obligatorio reflejar la composición exacta de la pieza. Ten en cuenta que se exige una composición cercana al 100 % para que sea reconocida como prenda de cashmere. Esto es importante para que no te la den con queso.

Otro consejo que es bueno conocer antes de comprar una prenda de cashmere para acertar en tu misión es la de valorar el aspecto y tacto de la pieza en cuestión. No siempre se trata bien, ni se tiñe ni se teje el cashmere. Esto se aprecia en los nudos, que no deben abrirse fácilmente. Para comprobar su consistencia, intenta separarlos con mucho tacto y cuidado. Así también puedes comprobar las costuras y los remates de la prenda, otro aspecto clave a la ora de invertir en una prenda de cashmere. Es un producto de lujo y como tal debes exigirle.

El peso también es determinante. El cashmere es un tejido ligero, pero si pesa demasiado poco puede estar relacionado con un punto inadecuadamente apretado, lo que quiere decir que puede haber sido mezclado con otros tejidos. Para salir de dudas, lee su composición.

Cómo lavarlas y secarlas

Las prendas de cashmere no se deterioran con los lavados, pero son sensibles, por lo que debes elegir el programa para prendas delicadas de tu lavadora. Después, para secarlas. Es recomendable estirarla bien para que no pierda la forma. Los tendederos no son lo ideal para una prenda tan delicada.

Al ser prendas relacionadas con el frío, suelen pasar mucho tiempo guardadas, por lo que es imprescindible saber cómo hacerlo para protegerlas bien y que no se deterioren. Nunca las cuelgues porque corres el riesgo de que se deformen. La mejor opción son las bolsas estancas que se cierran con cremallera. Mételas en ellas doblando bien tu jersey de cashmere y sin apretarlo con una pila de ropa encima o debajo. Durante la época de frío, trata de ponerlo en la parte superior de la pila de prendas para dañarlo lo menos posible.

Ten en cuenta que el cachemir, por bueno que sea, siempre tiende a formar bolitas. El de peor calidad suele producir más, pero hasta la mejor lana, como la que utilizan firmas como Loro Piana, puede hacer bolitas con el tiempo y el uso. Por eso, es esencial tener en casa un cepillo específico que te permite retirarlas a medida que aparecen sin dañar la prenda. Pásalo siempre sobre las fibras con extremada suavidad.

De lo que no tenemos que apuntar nada es sobre cómo sacar partido a una prenda de cashmere porque si te haces con una no vas a querer ponerte otra cosa en todo el invierno. Lo más habitual en el armario masculino es que sea un suéter o un cárdigan, así que hay pocas prendas más versátiles que estas. No será un problema sacarle partido a tu inversión.