Aquí están los diez científicos más relevantes del año y esto es lo que han hecho

La revista «Nature» escoge las personalidades más destacadas del año para la ciencia, entre ellas el polémico investigador que alteró los genomas de dos embriones

La revista «Nature» ha publicado su lista anual de personalidades cuyas acciones han marcado los descubrimientos e historias más relevantes para la ciencia. En 2018, esta lista desde nuevos hallazgos sobre la superconductividad -realizados, por cierto, por una jovencísima promesa de la física- hasta un sorprendente esfuerzo muy criticado por editar genes humanos. «Las historias de estas diez personas capturan algunos de los eventos científicos más memorables en 2018 y nos obligan a enfrentar preguntas difíciles sobre quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos», afirma Rich Monastersky, editor jefe de «Nature».

Viviane Slon – Max Planck

Mitad denisovana, mitad neandertal

Tiene que ser un error. Esto es lo que Viviane Slon, paleogenetista del Instituto Max Planck de Antropología en Leipzig (Alemania), pensó hace tres años cuando las pruebas de ADN de un fragmento de hueso antiguo apuntaban a la unión de dos grupos humanos extintos. La mitad del genoma parecía de neandertal y la otra mitad, de denisovano, una especie encontrada una sola vez en Siberia. Los resultados eran tan sorprendentes que la científica tardó varios días en decírselo a sus colegas. Pero sí, Slon había encontrado a «Denny», una hembra adulta hija de una hembra neandertal y un macho denisovano que vivieron hace unos 90.000 años. Era la primera vez que se encontraba el fruto directo de un encuentro entre dos especies humanas distintas.

Yuan Cao – Nature

El grafeno, un superconductor

Este chico promete. Con tan solo 21 años, el físico Yuan Cao, estudiante de doctorado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), ha ayudado a descubrir un truco para hacer que el grafeno sea capaz de conducir electricidad sin resistencia. Ese descubrimiento, dice «Nature», supone una nueva área de la física, y podría algún día llevar a un uso más eficiente de la energía y el transporte. Cao pertenece al grupo de Pablo Jarillo-Herrero, investigador español en el MIT.

He Jiankui – EFE

Las bebés editadas genéticamente

«Estoy orgulloso de lo que he hecho. Si los pacientes lo necesitan y tenemos la tecnología, debemos ayudarlos». Tres días después de cruzar la frontera de la bioética, He Jiankui se defendía de una avalancha mundial de reacciones muy negativas que lo calificaban de «doctor Frankenstein» y «genio loco». El científico chino aseguraba haber llevado a cabo la primera manipulación genética del ser humano, alterando los genes de dos gemelas con la técnica CRISPR para hacerlas inmunes al sida. El investigador ha sido duramente criticado por ignorar importantes consideraciones éticas y exponer a las niñas a riesgos desconocidos por un beneficio incierto. El gobierno chino le ha prohibido seguir con su investigación.

Jess Wade – Wikipedia

Científicas en la Wikipedia

Jess Wade, física de polímeros en el Imperial College de Londres, comenzó a escribir una página de Wikipedia todos los días para tratar de corregir la suprepresentación de las mujeres y las personas de color en la ciencia en la enciclopedia en línea. En julio, su contestación a la crítica de un troll sobre su trabajo recibió una oleada de apoyo. Wade ha creado aproximadamente 400 páginas y trabaja con distintas organizaciones para apoyar esfuerzos similares. Además, en septiembre, el mismo día que hablaba sobre su compromiso en una conferencia sobre género en el CERN, el laboratorio de física de partículas cerca de Ginebra, Suiza, el físico Alessandro Strumia de la Universidad de Pisa en Italia hizo una presentación cuestionando la capacidad de las mujeres en física y atacando políticas que fomentan la diversidad. «Su presentación fue totalmente inapropiada», señala la investigadora.

Robert-Jan Smits

Un esfuerzo por la ciencia abierta

Robert-Jan Smits, enviado de Acceso Abierto de la Comisión Europea, es el creador, junto a sus socios de Science Europe, del Plan S, un proyecto para garantizar que para 2020 todas las publicaciones científicas financiadas con fondos públicos estén disponibles para el público. Si tiene éxito, podría suponer una revolución en la publicación de investigaciones científicas.

Barbara Rae-Venter – Nature

La cazadora del asesino del Golden State

En febrero de 2017, Barbara Rae-Venter, bioquímica jubilada, recibió la llamada de un investigador que buscaba ayuda para tratar de atrapar a uno de los peores violadores y asesinos en serie en la historia de EE.UU., el asesino del Golden State. Rae-Venter utilizó un poderoso (y controvertido) enfoque para arrestar al terrible delincuente: la genealogía genética.

Los crímenes ocurrieron durante las décadas de 1970 y 1980: 12 asesinatos, 45 violaciones y 120 robos atribuidos a una misma persona desde Sacramento hasta el sur de Los Ángeles. Rae-Venter subió un perfil hecho de ADN de la escena del crimen a GEDmatch, una base de datos pública utilizada por los genealogistas. Aunque no es tan grande como los sitios web de genealogía comercial, los términos de servicio de GEDmatch no prohibían expresamente que la policía hiciera búsquedas.

De inmediato, encontró a alguien que parecía ser un primo tercero o cuarto del asesino. Con la ayuda del FBI y los funcionarios locales, trabajó para triangular un antepasado común y luego construir el árbol genealógico. Finalmente, se concentró en Joseph DeAngelo, un exoficial de policía. Una prueba directa de su ADN probó el emparejamiento. Él era el asesino del Golden State.

Bee Yin Yeo – Facebook

Contra los plásticos de un solo uso

Bee Yin Yeo, la joven ministra de Energía, Ciencia, Tecnología, Medioambiente y Cambio Climático de Malasia, ha sido reconocida por la revista «Nature» por liderar los esfuerzos ambientales para reducir los plásticos de un solo uso, que son una pesadilla en el sudeste asiático. Esta ingeniera química de formación ha lanzado una hoja de ruta para que en 2030 este tipo de plástico sea totalmente eliminado en su país.

Makoto Yoshikawa – Nature

Un pellizco de asteroide

El astrónomo Makoto Yoshikawa dirigió la misión Hayabusa2 en la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) para visitar un asteroide en forma de peonza llamado Ryugu, recolectar muestras y luego devolverlas a la Tierra en 2020. El pasado septiembre, la misión depositó dos robots de exploración sobre la superficie de la roca a 3.200 millones de kilómetros de la Tierra. Era la primera vez que se conseguía semejante hazaña.

Está previsto que el año que viene la sonda se acerque a la superficie del asteroide y despliegue un pequeño recolector. Una bala disparada a alta velocidad liberará materiales que serán guardados por la sonda para luego traerlos de vuelta.

Anthony Brown – ESA

El gran catálogo de la Vía Láctea

Anthony Brown, astrónomo del Observatorio de Leiden (Holanda), lidera un equipo de más de 400 investigadores para desarrollar el fantástico proyecto Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA), un catálogo con más de mil millones de estrellas. Ese conjunto de datos, el más completo generado hasta ahora, está transformando rápidamente nuestra comprensión de cómo ha evolucionado la Vía Láctea, la galaxia en la que vivimos. Se trata de una recopilación de posiciones, distancias y movimientos de un enorme número de estrellas que hará posibles innumerables descubrimientos en el futuro.

Valérie Masson-Delmotte – EGU

La advertencia sobre el clima

En octubre, Valérie Masson-Delmotte y sus colegas hicieron una importante advertencia al mundo que no debería caer en saco roto. Dentro de tan solo una docena de años, afirmaron, la temperatura promedio de la Tierra podría alcanzar 1,5 ° C por encima de lo que estaba a mediados del siglo XIX, provocando una ola de cambios que transformarían los ecosistemas y matarían a la mayoría de los arrecifes de coral del mundo, entre muchos otros impactos.

La advertencia forma parte de un informe especial delPanel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), en el que Masson-Delmotte jugó una parte principal. Climatóloga en el Laboratorio de Ciencias del Clima y del Medio Ambiente en Gif-sur-Yvette, Francia, y copresidente del grupo de trabajo del IPCC que evalúa la ciencia física del cambio climático, MassonDelmotte ayudó a reunir a los autores del informe, coordinar sus trabajos y, en definitiva, conseguir que el informe sea aprobado por los gobiernos.