Aquí están ocho usos prácticos del horno microondas que no tienen nada que ver con cocinar

Un horno microondas pueden hacer más que sacarte del apuro cuando andas escaso de tiempo. Te explicamos 8 utilidades que no tienen nada que ver con su función habitual

El horno microondas es uno de los electrodomésticos imprescindibles en cualquier cocina desde que comenzó a popularizarse en los años 70 del siglo pasado. Su éxito se debe a suplir muy bien una necesidad muy específica como es la poder calentar alimentos rápidamente, pero al invento de Percy Spencer se le pueden dar otras utilidades. Te contamos ocho usos prácticos para tu horno microondas que no tienen nada que ver con cocinar:

Despegar etiquetas

Para despegar una etiqueta de un recipiente debes humedecerlo primero con un poco de agua. A continuación, introducirlo en el horno microondas durante unos 20 segundos y cuando lo saques verás que la etiqueta se despega con mayor facilidad. Con un poco de habilidad, no quedará ni rastro de ella.

Desinfectar esponjas y trapos de cocina

Las esponjas, estropajos y trapos sucios que se acumulan en la cocina pueden desinfectarse y desodorizarse de forma rápida con la ayuda de un microondas. Se introduce en un recipiente una buena cantidad de vinagre blanco o de limón y los objetos a desinfectar y se calienta a una potencia elevada durante un minuto. No quedará una bacteria viva.

Volver aplicable el rímel de pestañas y otros productos de belleza

Si tienes un bote de rímel de pestañas que ya no puedes utilizar por haberse secado, mételo en un vaso con agua dentro del microondas. Caliéntalo durante 40 segundos y recuperará su forma líquida, sin grumos y perfectamente utilizable de nuevo. El mismo sistema vale para aceites capilares u otros productos de belleza que se secan cuando no se cierran bien.

Teñir tejidos

El microondas también facilita la tarea de teñir una prenda de vestir. Se introduce la prenda en un recipiente con agua y el tinte a aplicar. A continuación, se calienta durante cuatro minutos a una potencia alta, tras lo que hay que esperar un par de minutos para ver el resultado final.

Hacer velas con lápices de colores usados de cera

Si tienes lápices de colores de cera usados por casa que ya no se utilizan pueden tener una segunda vida como velas con la ayuda del microondas. Quita envoltorios de los lápices y mételos, tras cortarlos en trozos pequeños, en un recipiente que te de la forma de una vela como un vaso. Caliéntalo durante dos minutos, pausando cada treinta para remover el contenido, y ya tendrás la cera en estado líquido. Puedes aprovechar para darle otra forma o dejarla como está, introducir la mecha y esperar a que se seque.

Esterilizar los frascos de conservas

Antes de introducir los alimentos a conservar, conviene desinfectar los recipientes que se van a usar. Ponlos en el microondas con agua en su interior y caliéntalos hasta que hierva.

Aliviar dolores musculares

Puedes utilizar un trapo anudado o un calcetín. Llénalo de lentejas y caliéntalo durante cuatro minutos en el microondas. Si sale demasiado caliente del horno, espera un poco antes de aplicarlo en la zona dolorida.

Esterilizar tierra de jardín

Si eres aficionado a la jardinería, te interesará esterilizar la tierra en la que vas a plantar y eliminar cualquier organismo patógeno. Pon la tierra en un recipiente de forma que quede una superficie plana y caliéntala en intervalos de 20 segundos hasta que veas que comienza a salir vapor, lo que puede llevar entre tres y cinco minutos.