Así es Rise 4×4, la casa rodante de un millón de dólares para viajar a cualquier parte

SOD Rise 4×4, el motorhome de un millón de dólares, sobre el chasis de un Unimog y con porta cuatriciclo; lleva paneles solares en el techo

Una compañía alemana presentó este camper, con losa radiante y una cama doble que se esconde en el techo cuando no se usa

La casa rodante permite materializar el sueño de viajar a cualquier lado al que se pueda llegar en auto y tener, allí, un hospedaje propio y privado. El camper, o motorhome, lleva las cosas un paso más allá: no hay distinción entre vehículo y albergue, sino que son todo la misma cosa, lo que permite un habitáculo más grande, y un manejo más sencillo, ya que no hay que preocuparse por un acoplado: sólo por el vehículo principal.

El mundo de los motorhome tiene ahora una alternativa de lujo, SOD Rise 4×4, diseñada por el fabricante alemán Stone Offroad Design, que usó el chasis (y el motor) de un Unimog 5032 de Mercedes para motorizar esta casa móvil.

SOD Rise 4×4, el motorhome de un millón de dólares, tiene una cocina completa y losa radiante

Es un departamento, con su cocina completa, heladera, sofá, cama doble que se desplaza por el ambiente y varias mesas, rincones y diferentes espacios para guardar objetos y abastecer las necesidades de cuatro pasajeros. Tiene losa radiante para calefacción, que se carga con los paneles solares del techo, además de aire acondicionado, internet satelital, baño completo con ducha y un portacuatriciclo exterior.

SOD Rise 4×4, el motorhome de un millón de dólares; la cama doble se desplaza hacia el techo cuando no se usa

El techo, además, puede elevarse para permitir una mejor vista exterior. El motor, mientras, ofrece tracción 4×4, tomas de aire elevadas para vadear cursos de agua de más de un metro de altura, y un motor diésel de seis cilindros y 400 caballos de fuerza.

El precio del SOD Rise 4×4, que saldrá a la venta el año próximo en Europa, es de 900.000 euros, casi un millón de dólares, un poco alejado de los precios que se piden por vehículos de prestaciones más modestas, pero que son uno de los hits de la pandemia, porque permite controlar mejor el contacto con otros turistas o viajeros.

Y por supuesto, hay alternativas más sofisticadas, como este equipo Performance S, fabricado por otra firma alemana, Volkner, que permite llevar en su interior un auto deportivo Bugatti Chiron, y que tiene un precio de 6,5 millones de dólares. También, alternativas más modestas, como la minivan que esta pareja de argentinos modificó para viajar hasta Alaska.