Atractivos al descubierto en el nuevo BMW Serie 3 convertible

Este nuevo BMW, estrena mejoras mecánicas y estéticas, provenientes de la última moda en Múnich

Pocas experiencias son más seductoras que conducir con la cara al aire y en contacto con la naturaleza. Desde hace mucho tiempo, BMW ha tenido bajo su portafolio de productos una propuesta para quienes adoran los convertibles.

Aunque los cambios no han sido radicales, la más reciente renovación del Serie 3 convertible contempló pequeños cambios en detalles estéticos, pero significativos en la eficiencia de sus motores, que en algunos casos incrementan su potencia y en otros la mantienen.

Las opciones de personalización nos permitirán incorporar en este vehículo casi cualquier cosa y hacer del nuestro un vehículo único. Sin embargo, desde las versiones más bajas se debe agradecer que de serie el equipamiento de seguridad ya sea sobresaliente.

La opción que la prensa tuvo a prueba montaba el motor más ágil y potente de la serie, que desde que fue incorporado en el primer coupé ha marcado una nueva era en los motores biturbo de BMW.

Algunos ajustes que los ingenieros de la marca hicieron en la torsión del auto aún descapotado, permitieron experimentar una de las pruebas de manejo más divertidas que se puedan tener a bordo de un convertible que, además, no limita a sólo llevar un acompañante, sino que realmente da la opción de invitar a tres a vivir la experiencia.

Entre los detalles más innovadores, hay que mencionar dos. El primero tiene que ver con la opción de poder aprovechar el espacio de carga aún con el techo descapotado y el segundo con la posibilidad de controlar prácticamente todos los sistemas de apertura del auto desde la llave, que fue programada, incluso, para descapotar el auto a distancia. Los tres segmentos del techo duro abatible y retráctil eléctricamente se pliegan de manera superpuesta para hacerlos desaparecer en la parte posterior del vehículo.

La posibilidad de tener un techo retráctil duro, convierte a este auto en una de las mejores opciones del mercado e incrementa su seguridad, pues además de gozar de las ventajas de un auténtico coupé no tiene las desventajas que supone un techo de lona.

A pesar de que por su apariencia pudiera catalogarse como un auto recreativo, este BMW es uno de los exponentes más deportivos de la casa de Múnich, pues además de que sus proporciones son ideales, los ajustes que la marca ha hecho en la eficiencia de sus motores para nada han mermado su despegue y mucho menos su desempeño ya en plena carrera, que dicho sea de paso, se complementan a la perfección con los sistemas de seguridad que nos permiten llevar el vehículo a límites a los que con muy pocos convertibles se puede llegar.

Por fuera, algunas modificaciones en las fascias y los faros refrescan su look, pero las mayores innovaciones tecnológicas llegan de la mano de los juegos ópticos, que ahora cuentan con nuevos diurnos y por detrás, las calaveras en la típica forma en L en dos partes ahora se combinan con nuevos colores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.