Aumentan los enfermos imaginarios (hipocondriacos)

hipocondriaco.jpgPor: ISABEL MARTINEZ PITA
Ya Moliere escribió una magnífica sátira en El enfermo imaginario, en torno a un hipocondríaco que teme la intervención de los médicos. Pero como si hubiese sido una premonición, pocos días después del estreno, en plena representación, Moliere se sintió indispuesto y murió al cabo de unas horas, el 17 de febrero de 1767.
Si bien el cuidado de nuestro cuerpo y la preocupación por nuestra salud son actitudes que se deben mantener para conseguir vivir de una forma saludable y ayudan a prevenir enfermedades, la obsesión por la salud puede provocar un malestar continuo que no sólo perjudica al propio sujeto sino también a las personas que le rodean.
LA NECESIDAD DE LLAMAR LA ATENCION
El problema de la hipocondría puede llegar a ser severo y derivar en un problema psicológico. La hipocondría puede surgir en un periodo de crisis o depresión, aunque si persiste en el tiempo (más de seis meses) es aconsejable recurrir a la terapia de un psicólogo especializado.
Estados de soledad, depresión, estrés o ansiedad en el que la persona se siente incapaz de manejar la situación, provocan una necesidad imperiosa de llamar la atención de los demás, para de esta forma sentir que no está sola y, al fin y al cabo, poder disfrazar lo que en el fondo es falta de autoestima y motivación.
El miedo al dolor y la muerte se acrecientan hasta llegar a sentir pavor frente a lo desconocido. Pero, paradójicamente, con esta actitud que mantiene el hipocondríaco lo que realmente está haciendo es someterse a esa experiencia de la enfermedad sin ni siquiera tenerla.
Otras veces es la expresión de las personas que se refugian en una enfermedad para eludir responsabilidades, evitar o aplazar la toma de decisiones, incluso puede llegar a ser una forma de chantaje para que la persona que tiene a su lado sienta compasión por él y no le abandone.
Generalmente, el hipocondríaco tiene como único tema de conversación el de las enfermedades y los síntomas. Suelen leer todo lo que tienen a mano para conocerlas a fondo. A medida que se informan de cada uno de los síntomas, el aspecto de un grano o protuberancia, sensaciones más sutiles como ardor de estómago, arritmias, sequedad en la boca… terminan por identificarlos en su propio cuerpo.
OBSESION POR LA DIETA Y LA LIMPIEZA
El problema de la hipocondría no es sólo para la persona que la padece sino que también se extiende a quienes la rodean. Preocupados exclusivamente por su cuerpo, centran el interés de su vida por su propio cuidado, ya sea alimenticio o de limpieza, la suya propia y la de su alrededor.
Su dieta es estricta y seguirán las pautas que aparecen en revistas, especializadas o no, para combinar de la mejor manera posible calorías, hidratos o vitaminas. Algunos siguen con celo las recomendaciones dadas por la farmacopea naturista acerca de aportaciones añadidas en forma de píldoras. Son excesivamente pulcros y exigirán que los de su alrededor también lo sean.
Cansarán a los demás con sus constantes problemas y dolores, y las visitas al médico serán frecuentes, lo que supone para muchas familias un problema económico añadido. Cada vez que acuden al galeno se quedan tranquilos tras la visita, pero esta tranquilidad es breve, pues al poco tiempo volverán a angustiarse con otro tipo de sensaciones dolorosas.
Sus vidas se vuelven egoístas y hurañas, de tal manera que ahuyentarán a los que están a su lado, puesto que el pesimismo que les embarga y las costumbres individualistas que adoptan provocan el rechazo de los demás.
El hipocondríaco corre el riesgo de automedicarse con aquellos productos farmacéuticos que publicitan y, sin contar con la opinión de un especialista, se administran libremente para evitar síntomas que creen padecer.
Sus extralimitaciones se pueden extender a pruebas médicas que conllevan riesgos y, finalmente, esta espiral obsesiva puede degenerar en un constante miedo a la muerte que provoca un estado de ansiedad y depresión intensas.
Entonces, si como bien señala la canción »tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor», más vale pensar un poco más en el amor y el dinero y cuidar nuestra salud para mantenerlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.