Aumento de los biocombustibles fomenta la independencia energética de EE.UU.

Reduce la dependencia de petróleo extranjero en millones de barriles al año

Por Cheryl Pellerin

Estados Unidos está fomentando el aporte de los biocombustibles y el carbón limpio a su estrategia para aumentar la independencia energética de Estados Unidos y para sentar las bases de una nueva economía de energía limpia.

En una reunión el 3 de febrero con un grupo bipartidista de gobernadores de estados, el presidente Obama anunció medidas entre las que se incluyen una revisión de la normativa de combustibles renovables, incentivos financieros para agricultores que siembran cosechas de biomasa, una estrategia para la promoción y comercialización de una industria del biocombustible y un nuevo grupo de trabajo interagencial para avanzar en la tecnología de captura y almacenamiento del dióxido de carbono (CO2) emitido por las centrales eléctricas de carbón.

“Ahora bien, yo creo que debemos aprobar un proyecto de ley integral de energía y clima. Hará que la energía limpia sea energía rentable, y la decisión que han tomado otros países al hacer esto ya les está dando a sus empresas una ventaja en el desarrollo de puestos de trabajo y tecnologías de energía limpia”, dijo Obama a los gobernadores.

“Pero incluso si uno está en desacuerdo en lo relativo a la amenaza que plantea el cambio climático, la inversión en puestos de trabajo y empresas de energía limpia sigue siendo lo correcto para nuestra economía. La reducción de nuestra dependencia de petróleo extranjero sigue siendo lo correcto para nuestra seguridad. No podemos permitirnos perder el tiempo mientras que el resto del mundo avanza”, añadió.

ENERGÍA PRODUCIDA INTERNAMENTE

Una de las medidas revisa la normativa de combustibles renovables de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) al aumentar el volumen anual de determinados tipos de biocombustibles e incrementar la cantidad total de combustible renovable que debe utilizarse en el combustible para el transporte.

El aumento de los combustibles renovables reducirá la dependencia de petróleo en más de 328 millones de barriles al año y reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero en más de 138 millones de toneladas para el año 2022. Por primera vez, algunos combustibles renovables tienen que reducir las emisiones con respecto a la gasolina y el gasóleo que sustituyen para que se considere que está en cumplimiento con la normativa de volumen.

Para el año 2022, se espera que la nueva normativa incremente los ingresos de los agricultores en 13.000 millones de dólares al año y estabilice los precios del combustible para los consumidores.

INCENTIVOS Y ESTRATEGIAS

Como parte del anuncio, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) ha propuesto un nuevo Programa de asistencia para cosechas de biomasa (BCAP) que dará incentivos económicos a los agricultores, ganaderos y propietarios de bosques que inviertan y produzcan biomasa para energía. La biomasa es materia orgánica como la madera u otras plantas.

El programa ha comenzado a desembolsar pagos de contrapartida a quienes ya estén produciendo biomasa a cambio de la recolección, cosecha, almacenamiento y transporte a las instalaciones de conversión que cumplan las condiciones exigidas.

El 3 de febrero, el Grupo de trabajo interagencial de biocombustibles reunido por Obama publicó su primer informe: Del cultivo del combustible de Estados Unidos. El informe, redactado por los copresidentes del grupo, Vilsack, el secretario de Energía Steven Chu y la administradora de la EPA Lisa Jackson, establece una estrategia para acelerar el desarrollo y la comercialización de la industria de los biocombustibles en Estados Unidos.

El informe se enfoca en soluciones a corto plazo que apoyen la industria actual de los biocombustibles y aceleren el establecimiento comercial de biocombustibles avanzados, así como en un mercado a largo plazo al transformar la actividad del gobierno de Estados Unidos en todos sus organismos y utilizar colaboraciones público-privadas.

Obama también dio a conocer un memorando presidencial que establece un grupo de trabajo interagencial para la captura y almacenamiento de CO2. El grupo elaborará una estrategia federal para acelerar el desarrollo de tecnologías de carbón limpio. En un plazo de 180 días el grupo elaborará un plan que supere los obstáculos para el despliegue de tecnologías asequibles de captura y almacenaje de CO2 dentro de 10 años y el despliegue de hasta 10 proyectos de demostración comercial para el año 2016.

“Tanto el presidente Obama como este gobierno están firmemente comprometidos con el desarrollo de tecnologías de captura y almacenamiento de carbono como elemento clave de la economía de energía limpia. Podemos y debemos ser líderes en el mundo de esta tecnología y de los puestos de trabajo que puede crear”, dijo Chu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.