Bancos pequeños de Estados Unidos superan el caos financiero y tienen fondos para prestar a clientes solventes

zi7ca77m9deca4ur107casjfe3eca188tnncamcmufacamuttt6ca06i0y8ca1tv1nwcathb3ibca4q23qscajwc2r7caicaczbcapetb4ecav39i0bcat2pbv6car6fl9ucazjjvtg.jpgPor Judi Hasson
Muchos bancos estadounidenses se están dando cuenta de que es rentable ser un pez pequeño en un estanque grande cuando los disturbios económicos afectan a las empresas en Wall Street.
Mientras que sus primos de los bancos grandes se han enfrentado a una situación casi catastrófica en las recientes fluctuaciones del mercado, los bancos locales de las comunidades informan que están más solventes que nunca. La mayoría no han sufrido el agobio del recorte crediticio y continúan concediendo préstamos.
“La razón por la que están en mejores condiciones es que operan de un modo mucho más conservador que los bancos grandes con mayor capital”, dijo Steve Verdier, vicepresidente de la organización Banqueros Comunitarios Independientes de Estados Unidos, que tiene 8.000 bancos miembros.
Contrario a las instituciones financieras de renombre que han experimentado un colapso o han sido rescatadas del hundimiento económico, los bancos locales tienen algunos elementos en su favor.
La mayoría operan localmente. Tienen entre dos y 7.000 millones de dólares en activos. Muchos tienen más de 100 años de existencia, con profundas raíces en sus comunidades, y los gerentes de los bancos han sido especialmente cuidadosos respecto a quien conceden un préstamo. Estos bancos “conceden préstamos en sus comunidades a personas que están en posición de pagarlos”, explicó Verdier.
A medida que la industria fue creciendo en los últimos 20 años, muchos bancos grandes tomaron riesgos con los préstamos que hicieron y al elegir a sus prestatarios.
Los bancos pequeños mientras tanto, quedaron fuera de los mercados hipotecarios y de tarjetas de crédito porque no tienen la fuerza laboral o el presupuesto para realizar campañas de mercadotecnia masivas o conceder enormes préstamos. Los bancos grandes pudieron dominar debido a las cantidades de dinero que tenían a su disposición.
“Los bancos locales de las comunidades pertenecen a instituciones privadas o a grupos de unos pocos accionistas. No son empresas que se venden y compran. Los gerentes llevan largo tiempo en sus puestos”, dijo Arthur Wilmarth, profesor de banca y finanzas en la Facultad de Derecho de la Universidad George Washington.
Por ejemplo, el National Capital Bank de Washington, localizado a la sombra del Capitolio de Estados Unidos. Es una empresa de familia que tiene activos por valor de 252 millones de dólares y nunca se ha arriesgado a hacer préstamos que no sean solventes, dijo el director ejecutivo del banco, Richard Didden.
En las últimas tres semanas, dijo Didden, se abrieron 133 nuevas cuentas bancarias a nuevos clientes, diez veces más de lo habitual, ya que los consumidores buscan lugares seguros para colocar sus ahorros.
“No volábamos alto, no ganábamos tanto dinero cuando los grandes bancos lo ganaban”, dijo Didden, cuyo abuelo, Albert Carry, fundó el banco en 1889.
El presidente Bush elogió a los bancos regionales y locales en una conferencia económica en Luisiana el 20 de octubre. “Los bancos locales de las comunidades son fuertes, tienen buenos porcentajes de capital, y están en buenas condiciones”, dijo Bush.
“No éramos lo ‘suficientemente listos’ como para entrar en el juego tonto de los bancos grandes, y eso fue lo que nos mantuvo a salvo”, dijo Todd Grayson, vicepresidente del South Central Bank en Chicago.
Describe la institución de 43 años de antigüedad como un banco de la “calle principal”, con una hoja de balance de 210 millones de dólares y varios miles de clientes. “No tenemos el capital para hacer muchas cosas que otros bancos hacen, tradicionalmente somos muy conservadores en los préstamos que concedemos”, expresó.
Sin embargo hoy día los clientes de South Central Bank pueden obtener préstamos hipotecarios y para mejora de vivienda. “Concedemos préstamos a personas que conocemos”, explicó Grayson.
“Los bancos locales de las comunidades no intentan obtener grandes rendimientos que implican de forma inherente mayores riesgos” explicó Bob Wingert, presidente de la Asociación de Banqueros Locales de Illinois. “No participaron en la creación de préstamos o financiación exóticos de hipotecas sin pago  inicial”.
“Son mejores prestamistas. Participan menos en la elaboración de derivativos financieros sofisticados”, dijo Peter Morici, profesor de ciencias empresariales en la Universidad de Maryland y ex economista en jede de la Comision Internacional de Comercio de Estados Unidos. “No tienen que pagar tanto a sus empleados. Saben cómo hacer préstamos y que se les devuelva el dinero”.
Desde que comenzó la turbulencia financiera, David Schroeder, presidente y director ejecutivo de American Enterprise Bank, que tiene dos sucursales en las afueras del noroeste de Chicago ha venido hablando principalmente con clientes de pequeñas empresas que le preguntan: “¿Conceden préstamos usteds?”.
“No hemos dejado de prestar”, expresó Schroeder. “Nunca nos salimos del sendero así que no nos hacen falta muchas correcciones”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.