Bebés saben distinguir entre compañeritos buenos y malos

infant_judgingsffstandaloneprod_affiliate84.jpgLos bebés tienen la capacidad de distinguir entre los compañeritos buenos y los malos, y saben escoger con cuál de ellos quieren jugar, dice un estudio.
Bebés de entre seis y 10 meses mostraron gran capacidad para juzgar a sus pares antes inclusive de poder hablar, según un estudio hecho por investigadores del Centro de Cognición Infantil de la Universidad de Yale, y que fue publicado en la edición del jueves de la revista especializada Nature.
Los infantes observaron un juguete de madera con ojos saltones intentando subir una colina y luego otro juguete de madera, también de ojos saltones que llegaba ya fuese para empujarlo por el borde de la montaña, o empujándolo para atrás. Luego, los investigadores les mostraron los juguetes a los niños para ver con cuáles deseaban jugar.
Casi todos los bebés eligieron al juguete que ayudaba al otro juguete, y rehuyeron al juguete «malo».
Los bebés también optaron por juguetes «neutrales», esto es, que ni ayudaban o planteaban obstáculos, sobre los juguetes malos. Y los bebés prefirieron los juguetes que ayudaban a los neutrales.
«Es muy impresionante que los bebés puedan hacer eso», dijo Kiley Hamlin, un investigador de psicología de la Universidad de Yale, y quien lideró el estudio. «Demuestra que contamos con destrezas sociales que ocurren sin una enseñanza explícita».
No hubo diferencias en la reacción entre niños y niñas, pero cuando los investigadores quitaron los grandes ojos a los juguetes de madera, despojándolos de alguna manera de su apariencia viva, los bebés no mostraron la misma destreza para juzgar, dijo Hamlin.
La elección de juguetes buenos sobre juguetes malos corresponde a una escuela teórica de que los seres humanos cuentan con destrezas sociales innatas, no sólo aquellas que aprenden de sus padres.
Un estudio hecho el año pasado en Alemania mostró que bebés de 18 meses solían ayudar toda vez que podían, como por ejemplo recogían juguetes que los investigadores dejaban caer.
David Lewkowicz, un profesor de psicología en la Universidad de Florida, en Boca Raton, quien no formó parte del estudio, dijo que la investigación de Yale era interesante, pero cuestionó que los bebés posean instintos innatos para diferenciar el bien del mal. Dijo que toda conducta es aprendida, y que la nueva investigación no demuestra otra cosa.
«Los infantes adquieren una gran experiencia social entre su nacimiento y los seis meses de edad, y por lo tanto, la idea de que ese tipo de capacidad no requiere de la experiencia es injustificable», dijo Lewkowicz a The Associated Press en un mensaje por correo electrónico.
Pero el equipo de Yale dijo que otras investigaciones preliminares muestran respuestas similares en bebés de inclusive tres meses de edad, señaló Hamlin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.