Bienvenidos a Aruba

x.jpgLa bienvenida a la isla holandesa de Aruba, a tan sólo 24 Km. de Venezuela, será tan cálida como su temperatura durante todo el año (28°C) y tan constante como los vientos alisios que traen a la isla frescura y brisas, aunque muy poca lluvia.
Los naturales de Aruba son abiertos y llenos de energía, están orgullosos del pasado que ha dado lugar a su  mezcla de culturas (holandesa, española, portuguesa, e india suramericana), y siempre se desviven por que el visitante disfrute al máximo de su estancia en una de las islas con más encanto del Caribe.
Aruba tiene largas playas de blanca y fina arena. Palm Beach y Eagle Beach, con casi 30 metros de profundidad y muchos kilómetros de longitud, están consideradas como dos de las mejores playas del Caribe. Sus modernos hoteles, tanto en edificios de gran altura como en complejos de pequeñas construcciones, ofrecen todas las comodidades. En cuanto a la vida nocturna, hay una gran abundancia de discos, bares y restaurantes con todas las especialidades locales e internacionales. Los aficionados a los juegos de azar disfrutarán en sus casinos, algunos de ellos abiertos las 24 horas del día.
La isla, de 32 por 10 Km., atrae a visitantes de todo el mundo a la búsqueda de maravillas naturales. Las aguas de Aruba son siempre cálidas, generalmente entre 25-26°C, transparentes y llenas de vida. En ellas encontrará mantas-raya, barracudas y exóticas morenas verdes.
En las aguas que rodean Aruba hay 42 puntos de especial atractivo para los submarinistas, incluyendo restos de naves hundidas durante la Segunda Guerra Mundial a profundidades de entre 8 y 122m. También encontrará formaciones de coral de excepcional belleza, que podrá admirar, pero siempre sin tocarlas. Si no se siente tan aventurero, podrá contemplar el fondo del océano en submarino o barco con fondo de vidrio. Hay deportes acuáticos para todos los gustos, y los vientos alisios han convertido a la isla en cita obligada para los amantes del kitesurf y del windsurf de todo el mundo.
Las atracciones de Aruba van mucho más allá de  las playas. Están las calas de Andicuri y  Dos Playas. Las pintorescas casas de campo y las coloridas aves de Frenchman´s Pass. La capilla de Alto Vista. Las sepulturas de los primeros colonos en Seroe Patrishi. Fort Zoutman la antigua iglesia protestante y el altar  neo-gótico ornamentado y tallado a mano que se encuentra en la iglesia de Santa Anna en Noord.
En el lado silvestre se encuentra el antiguo faro California y las dunas de California y Boca Prins. El Puente Natural que fue la atracción turística número uno de esta isla antes de que colapsara en agosto de 2005. Los visitantes aún pueden disfrutar del pequeño puente natural que se encuentra a su lado. La Gruta de Guadirikiri. Las ruinas del molino de oro de Bushiribana y Balashi. Las formaciones rocosas de Ayo y Casibari. Las petrografías pintadas por indígenas en la cueva de Fontein, en las rocas del Parque Nacional Aikok y en otros lugares.
Más del 20 por ciento de la isla es un parque nacional y sus senderos  naturales nos acercan a las exuberantes flora y fauna de Aruba: cactus exóticos, aloes, flores tropicales, iguanas y más de 200 especies de aves.

En el campo de golf de 18 hoyos de Aruba, de categoría internacional y diseñado por Robert Trent Jones II aprovechando al máximo su escarpado entorno natural, podremos encontrar asnos en libertad descansando junto al quinto hoyo, y búhos observándonos desde las cuevas de coral cerca del sexto hoyo.
Es recomendable visitar a Aruba  por algo más que un fin de semana, si su agenda y presupuesto se lo permiten o simplemente viajar a ella en varias oportunidades, para que pueda conocer todos los atractivos naturales, deportes, compras y diversión que la isla tiene para ofrecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.