California se convirtió en el primer estado de EE.UU. en prohibir a los restaurantes el uso de grasas artificiales en la elaboración de alimentos

_42255640_grasasburger.jpgEl gobernador, Arnold Schwarzenegger, dijo que esta nueva ley representa «un paso importante hacia un futuro más saludable».
Este tipo de grasas se fabrican alterando químicamente a los aceites vegetales, resultando en un compuesto que da a cualquier tipo de alimento que las contiene mucho más tiempo de vida.
Los fabricantes de comida lo han venido haciendo por años, por lo que las «grasas trans» se encuentran en una multitud de productos, desde una gran variedad de comidas procesadas hasta mezclas para preparar tortas, o incluso en bebidas como el chocolate caliente.
Los expertos señalan que este tipo de ácidos transgrasos han sido vinculados a enfermedades coronarias y la diabetes.
La medida refleja «el grado de preocupación por la gran cantidad de casos de obesidad que existen en California», afirma el periodista.
Algunas ciudades estadounidenses, como Nueva York, Philadelphia y Seattle, ya habían prohibido su uso. Pero California es el primer estado en hacerlo.
Quienes violen la nueva normativa californiana podrían recibir multas de hasta US$1.000.
Muchos fabricantes de alimentos y cadenas de restaurantes ya han empezado a experimentar con reemplazos de aceites y comidas que contienen estas grasas artificiales.
Las «grasas trans» son producidas mediante un proceso conocido como «hidrogenación», que convierte el aceite líquido en grasa sólida.
Su uso es muy extendido pues son baratas, agregan volumen al producto, tienen un sabor neutral y alargan la vida de los alimentos.
Sin embargo, no tienen valor nutricional alguno y son consideradas responsables de disparar los niveles de colesterol «malo» a quienes las consumen asiduamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.