Carta abierta al amigo Ernesto Sábato

k18caqyeyyccas3meqncayh7ip3cap4bpqkca7fz7i4carot31cca3o5q2acawca7qgca9hneamcadcb838ca0hgxynca936msycafjkp6xcae7ea81cabdg9xhcadwaa9qcacpqip3.jpgEl profesor e investigador colombiano Edwin Fabián García López (aprendiz radical de la vida, como él mismo se llama), dice:
Circulo ampliamente esta carta con el deseo de compartir algunas de mis emociones e ideas en relación con algunas de las obras de Ernesto Sábato y con la esperanza que por este poderoso, multiplicador e impredecible medio de la Internet pueda también la cooperación de algunas personas ayudarme a que llegue hasta sus manos de manera más rápida.

Bogotá, diciembre de 2007
Gran maestro Ernesto Sábato

No se bien como avanzar en esta manifestación de inmenso aprecio y admiración hacia usted y sus obras; desde hace más de tres años me había propuesto escribir algo en este sentido, he venido pensando algunas emociones, pensamientos, ideas y sentimientos que quiero compartirle, vamos a ver como avanza este escrito.

Escribo esta nota con cierta «premura» porque en los próximos días vamos a ir con mi familia más cercana actualmente, mi novia y nuestros dos [email protected]; un hijo de 4 años y 9 meses y una hija de 17 meses, hasta Buenos Aires, una de las razones más importantes de nuestro viaje allí, es precisamente el intentar tener un contacto físico y espiritual más cercano con usted, por lo menos aspiramos a llevarle una copia impresa de esta carta hasta la puerta de su casa, para tener la oportunidad de caminar por esos hermosos parajes de Santos Lugares que usted tantas veces a descrito en su textos y entrevistas, y pararnos y pararme al frente de su casa muy probablemente a llorar y hacer nuevamente concientes las tantas emociones, ilusiones, esperanzas, optimismos, escepticismos, pesimismos, aprendizajes y comprensiones que he logrado profundizar y mejorar gracias a sus novelas, ensayos, documentos y entrevistas.

Hace varios años, tal vez unos 8 años, el maestro Luís Fernando Ramírez Barrero, Lucho como lo llamamos de manera cariñosa, probablemente uno de los maestros más importantes con el que he tenido vinculo intenso en la vida, me insistía que volviera a leer El Túnel, yo ya lo había más o menos leído cuando tenía aproximadamente 13 o 14 años, estando en la secundaria como un requisito más de tantos formales y aburridores de la escuela, pero no recordaba de manera conciente nada relevante de ese texto. Hoy en día considero que El Túnel se hace mucho más emocionante, intenso, sorprendente, dramático, cuando la vida nos ha permitido hacer un poco más conciente algunas de las profundas complejidades de las condiciones humanas. Lucho, además de mencionarme El Túnel, empezó también a sugerirme la lectura y el estudio de Uno y el universo, pero especialmente de Hombres y engranajes, él considera que usted y su obra, es fundante explícito del pensamiento complejo en Latinoamérica,
mucho antes que se empezaran a hacer más visibles, estas formas de pensamiento y conocimiento, en otros lugares en el mundo.

Leí nuevamente El Túnel, fue muy emocionante, lloraba mucho en la mayoría de sus paginas, hoy en día considero que probablemente la mayoría o tal vez todos los seres humanos tenemos las bondades, perversidades y fantasmas, en mayor o menor grado, de Juan Pablo Castel y María Iribarne. Luego fue aun más emocionante meterme con esas apasionantes e intensas vivencias de Alejandra, Fernando, Martín, en Sobre héroes y tumbas. Mi actual novia, desde hace más de 6 años y mamá de nuestro hijo e hija, también se llama Alejandra y siento que tiene varias importantes similitudes con la Alejandra que vivía en esa casa con escalera de caracol y con mirador que le servía de dormitorio. Mi Alejandra, también como la de la novela, ha intentado y logrado cuestionar y transformar algunos de esos miedos y límites moralistas y racionales impuestos por nuestra sociedad castradora de muchas de las posibilidades de los seres humanos. Alejandra Jaramillo Morales, mi novia, también es escritora,
recientemente publicamos su primera novela, La ciudad sitiada, la publicación fue posible de manera similar a la primera publicación de El Túnel, un grupo amplio de familiares, amigos y amigas que confían con frecuencia en algunos de nuestros proyectos y además confían en las cualidades de Alejandra como escritora nos ayudaron a hacer realidad ese sueño. Los ejemplares de la primera impresión se han agotado, estamos a punto de iniciar la primera reimpresión de la novela. Claro, que vamos a lograr conseguir un ejemplar de la primera impresión para llevárselo hasta el buzón de correo que suponemos hay a la entrada de su casa. Fue también una experiencia muy emocionante, apasionante compleja y complementaria la de leer Abaddon el exterminador, siento que en esta novela, se logra hacer aun más intensas y explícitas las características de las condiciones humanas descritas en las otras dos novelas.

Este encuentro o tal vez reencuentro apasionado con la literatura ha sido muy importante para mi existencia. Mi ignorancia profunda me hizo creer durante muchos años que la literatura era algo a lo que uno recurría cuando tenía tiempo y como siempre vivía «ocupado» especialmente a finales de los años 80, durante los 90 y principio del nuevo siglo, supuestamente intentando construir proyectos económicos y políticos de transformació n profunda de nuestra sociedad, entonces mis aparentes múltiples ocupaciones no me permitían acercarme a la literatura, leía y probablemente leía bastante, pero sobre temas que hoy en día no considero tan importantes. Digo, tal vez reencuentro con la literatura, porque recuerdo que mis búsquedas durante la infancia y la adolescencia me llevaran a unos pocos hermosos libros que aun tengo presentes, por ejemplo Momo de Michael Ende, Nuevos Dioses de Alberto Vásquez Figueroa, Los Cachorros de Mario Vargas Llosa. Desafortunadamente el poco estimulo
de la literatura por parte de mi familia cercana, aunque mi papá es un buen lector, pero no en esos momentos de literatura y especialmente el proceso castrador que ejerce la escuela sobre algunas de las búsquedas de conocimiento más importante de los seres humanos, me alejaron durante muchos años, de lo que hoy en día considero, al igual que muchas otras personas, una de las fuentes más importantes del verdadero conocimiento relevante para la vida.

El intentar leer y entender Hombres y engranajes ha sido una de las experiencias de estudio y compresión más apasionantes de mi vida. Siento que este proceso ha sido una de las principales ayudas para lograr en los últimos años recientes sospechar e intentar deconstruir o por lo menos reducir tanta ilusión y «confianza» en la razón y el supuesto entendimiento racional de los seres humanos. Este ensayo y libro es uno de los que más hemos recomendado y regalado a familiares, amigos y amigas en los anteriores años. Hemos comprado muchos de sus libros, nuevos, usados, probablemente la mitad han sido «originales», pero por los altos costos de los libros, hemos también recurrido a las copias «no autorizadas», yo he creído que usted puede estar de acuerdo en que sus deseos de compartir el conocimiento no pueden estar tan injustamente restringidos por las poderosas y criminales leyes del capitalismo y el mercado.

Mi novia, Alejandra, es profesora e investigadora permanente de la facultad de ciencias humanas de la Universidad Nacional de Colombia sede de Bogotá, lugar que usted visitó hace bastantes años, lamento mucho no haber tenido la oportunidad de haber estado en ese momento, como esos sucesos que a veces uno presencia en algunos momentos de su inicial juventud sin ser conciente del profundo impacto que ello le causará. A través de los años recientes he podido tener emocionantes conversaciones con varias personas que allí estuvieron. Mi novia dice que en parte como reconocimiento a mi estudio y admiración por su obra, decidió hace dos años, hacer un curso semestral sobre sus principales obras, fue sorprendente la expectativa y acogida que tuvo el curso, por un problema administrativo y técnico en la Universidad muchas de las personas que aspiraban a tomar el curso no lo pudieron hacer formalmente, sin embargo estuvieron atentos al desarrollo de este. El curso finalizó con una
conferencia de nuestro, porque también mi novia lo considera así, maestro Lucho Ramírez sobre Sabato, sus obras y el pensamiento complejo, el auditorio dispuesto para el evento no fue suficiente para acoger a todas las personas que decidieron asistir. Claro, mi novia como al parecer la mayoría de interesados en estos temas es seguidora apasionada de la obra de Borges, pero en lo últimos años la escucho mencionarlo mucho también a usted, ósea que mi novia además de ser Borgiana también desde hace pocos años es Sabatiana.

Hay relatos acerca de su experiencia que están muy presentes en mi vida, su historia cuando decidió que su esposa y su hijo regresaran a Argentina, para facilitar su relación con su otro amor, o la lamentable muerte de su hijo, son descripciones muy profundas de los complejos sentimientos humanos. Hace más de tres años, teniendo muy reciente la lectura de esos relatos sobre su vida, después de un encuentro familiar social, donde yo tomé licor más de lo tolerable por el cuerpo, cuándo dormíamos mi novia decidió por mis ronquidos y posibles movimientos bruscos, salirse de nuestra cama con nuestro pequeños hijo para pasarse a la habitación continua, a la madrugada me desperté y fue tan grande el susto de no tener a mi novia y nuestro hijo a mi lado que inmediatamente empecé a llorar y salí corriendo en su búsqueda, afortunadamente estaban muy cerca y su separación momentánea solo fue por mis ronquidos de borracho.

La resistencia es otro texto muy importante para mis comprensiones de los últimos años, siento que una de las más importantes razones por las que hemos decidido con mi novia no obligar a nuestro hijo e hija a ir a la escuela, surge precisamente como una opción de resistencia a las fuerzas hegemónicas de nuestra sociedad que intentan de muchas maneras, la escuela es un instrumento muy efectivo en ese sentido, homogenizar, alienar, castrar las posibilidades de autonomía, libertad, responsabilidad y felicidad de los seres humanos. Desde hace algunos años estudiamos, investigamos, reflexionamos, trabajamos sobre los procesos de aprendizaje y construcción de conocimiento. Con mi novia tenemos la profunda sensación que la mayoría y más importantes aprendizajes en nuestras vidas se han producido principalmente mediante procesos y eventos que no coinciden con las actividades, programas y ámbitos formales de las escuelas y academias a las que hemos estado [email protected] durante años.
Nos referimos a los aprendizajes cognitivos, aptitudinales, actitudinales que han determinado nuestro desempeño social, laboral, profesional, técnico, político, familiar, afectivo, espiritual. Por lo anterior y mucho más, promovemos y practicamos la crianza y el aprendizaje desescolarizado con nuestro hijo e hija.

En anteriores recientes años he tenido la oportunidad de conversar sobre usted y sus obras, con algunos reconocidos académicos formales de Colombia y de otros países, que trabajan sobre temas de literatura, estudios culturales, ciencia, economía y similares, de manera sorprendente he escuchado comentarios acerca de sus trabajos, algunos inclusive me han dado opiniones e interpretaciones hasta «extrañas» de sus obras, por ejemplo, un importante profesor norteamericano con gran reconocimiento académico internacional por sus trabajo sobre Borges, me dijo durante un almuerzo que usted era misógino, le pedí que analizáramos algunos de sus textos sobre las mujeres por ejemplo los que están en Heterodoxia, pero ni así logré moverlo de sus consideraciones bastante injustas. Otro destacado profesor brasilero de una prestigiosa universidad en Estados Unidos, me dijo que su obra ya no era importante, intentó también decirme que sus obras no han sido tan importantes, que en las
librerías en Buenos Aires no se mueven sus libros, después de escucharme algunas de mis consideraciones sobre usted y sus obras, al parecer se impresionó por las emociones y comprensiones que sus trabajo me han producido. Un destacado directivo académico de la Universidad Nacional de Colombia, físico y economista, quien si se reconoce como misógino y habla desde hace un tiempo sobre el fracaso de la ciencia y su deseo de suicidarse, ya que él considera que esa es la única acción verdaderamente libre de un ser humano, me dice que después de haber terminado sus estudios de física y al estar iniciando sus estudios en economía llegó a sus manos un ejemplar de Hombres y engranajes, después de leer la introducción cerró el libro y no lo ha vuelto a abrir, me dice que sintió miedo de seguir leyéndolo porque probablemente se hubiera iniciado su desencanto por la ciencia, la academia y la vida desde mucho tiempo antes, me ha dicho que va a volver a intentar leerlo y que
conversaremos sobre sus sensaciones.

Coincido con mi maestro Lucho Ramírez y otras personas que consideran que el tipo de conocimientos y comprensiones que usted ha venido ayudando a construir y promoviendo son muy problemáticos para las formas hegemónicas de academias que son instrumentos muy poderosos al servicio de las búsquedas obsesivas y deshumanizadas de progreso, desarrollo, tecnología, poder, fama, acumulación y concentración capitalista, nociones que siguen destruyendo rápidamente el planeta y reduciendo las posibilidades de subsistencia de la especie humana.

Desde hace como un año mantenemos conversaciones muy amenas con un argentino y su familia colombiana, quienes instalaron un restaurante de empanadas argentinas en Bogotá, él fue hasta hace pocos años un técnico-político de izquierda destacado, nos dice que en algunas ocasiones estuvo en la sala de su casa en Santos Lugares con otros colegas dirigentes sociales y políticos, conversando con usted sobre los problemas de su país, aunque lo aprecia, considera que usted es demasiado pesimista y que a todo lo encuentra «peros», probablemente esa percepción surge de esa costumbre peligrosa y bastante generalizada, muchas veces más inconciente que conciente, de creer que los críticos y las críticas son indeseados y que obstruyen el desarrollo de las ideas. Yo siento que él, es un hombre de buenos sentimientos, pero con mucha tristeza por las traiciones e incoherencias de sus compañeros de luchas políticas, esas tristezas y las consecuencias sociales, políticas y económicas que
han sufrido recientemente en la Argentina hicieron que saliera de su país y viniera a instalarse en Colombia.

Al estar escribiendo esta nota, mi novia, me recuerda la gran cantidad de escritores, escritoras, estudiosos y amantes de la literatura en Colombia, más y menos reconocidos, que ven en usted a un Maestro. Claro que yo tengo la sensación que para muchas de esas personas su consecuencia y entereza en relación con sus convicciones y valores les incomodan e interpelan bastante, ya que algunas de esas personas están demasiado obsesionadas con sus búsquedas de reconocimiento, por lo cual le hacen demasiadas concesiones a la cultura capitalista criminal.

También he tenido la fortuna de entablar conversaciones con decenas de personas que de manera discreta, apasionada y desde mucho tiempo atrás han construido relaciones muy intensas y emocionantes con su vida y sus obras, esas conversaciones han sido muy importantes para mis intereses de seguir haciendo el mayor aprovechamiento de sus ideas para mi existencia. Sobre estas relaciones de las vidas y las obras de los seres humanos, he promovido y participado en múltiples discusiones, ya que sigo sin entender como al parecer la mayoría de las personas que se dedican a analizar las obras de los artistas, escinden de maneras tan tajantes las vidas, las conductas cotidianas y las obras de los seres humanos. Yo probablemente no se nada o casi nada de crítica literaria, pero no puedo dejar de tener presente cuando se habla de Gabriel García Márquez y sus obras las relaciones estrechas que este autor colombiano ha construido con muchos poderosos y ricos que le han causado tanto daño
a nuestro planeta. El año pasado un estudiante muy joven de un curso de mi novia, durante una discusión sobre este tema me compartió una idea que me ha ayudado a reducir un poco mi molestia por esas relaciones obsesivas del nobel colombiano con la fama, el poder y la riqueza, me dijo que muy probablemente el Gabriel García Márquez que escribió Cien años de soledad hace más de 40 años, no es el mismo ser humano de los anteriores 30 años. En este punto de esas discusiones me gusta recordarles a mis contertulios y contertulias cual es su casa, les recuerdo que usted vive allí desde hace más de 50 años, cuales son los calificativos que usted ha recibido tanto desde los sectores de derecha como de los de izquierda, cuales son sus consideraciones públicas acerca de los seres humanos que convierten el dinero, la fama y el poder como sus principales sentidos de la vida y cuales han sido algunas de sus relaciones conflictivas con el poder y los poderosos.

En los anteriores meses recientes, he tenido la dicha de participar en conversaciones emocionantes sobre su vida y sus obras con el escritor Roberto Burgos Cantor y Dora su esposa, quienes han tenido el privilegio de tener una amistad personal con usted. Roberto es recientemente desde este semestre académico pasado colega profesor de mi novia en la Maestría de Escrituras Creativas de la Universidad Nacional de Colombia. Roberto y su esposa, con su gran afectividad y generosidad están preparando una nota y un regalo para ustedes, para Don Ernesto y Elvirita como ellos los llaman, mi novia, nuestros hijos y yo, seremos los mensajeros de ese regalo, el que llevaremos hasta la puerta de su casa, con la esperanza de que ese regalo pueda ser otra posibilidad para lograr que la puerta se abra y poder estrechar su mano y entregarle directamente también una copia impresa de esta carta. Ya antes, como hace más de 4 años, habíamos tenido vínculo con Roberto, él era asesor jurídico
de un alto funcionario del gobierno nacional responsable de los temas de registro y notariado, llegamos a él, porque [email protected] estábamos intentado que nuestro hijo mayor tuviera primero el apellido de mi novia, le propuse eso a Alejandra como reconocimiento al gran esfuerzo que hacen la mujeres por dar vida, Roberto intentó ayudarlos en este cometido, pero las normas y la cultura patriarcal no nos lo han permitido. También hay un antecedente bonito con Roberto antes de empezar a construir nuestra amistad, él fue uno de los tres jurados de un importante concurso de becas para financiar investigaciones sobre literatura, Alejandra mi novia fue la ganadora de ese concurso, con esa beca y otra del Ministerio Nacional de Cultura también ganada por concurso, adelantamos dos interesantes investigaciones sobre la producción editorial y cinematográfica en Colombia, recientemente salió publicado el libro Nación y melancolía que contiene esos trabajos, también le llevaremos un ejemplar
de este libro hasta su casa.

En Antes del fin encuentro una mezcla muy interesante, apasionante y compleja de esperanza, optimismo, escepticismo y pesimismo. Algunos amigos y amigas dicen que yo soy aun más pesimista que usted, siento que esas consideraciones surgen de las formas de conocimiento dual, lineal y maniqueo que orientan mayoritariamente los tipos de comprensión de los seres humanos. Sí, yo hoy en día considero que lo más probable es que la destrucción del planeta y la especie humana sea imparable, aunque posiblemente lo que podría hacer que ese proceso cambiara de rumbo, es una búsqueda de ampliación de conciencia masiva en el mundo, pero eso requiere de mucho tiempo y voluntad, por eso tal vez es imposible, porque la mayoría de los seres humanos están muy ocupados en la búsqueda del dinero, el poder, el consumo y la fama y poco les interesa esos otros temas «esotéricos» a menos que sean instrumentalizados para buscar más dinero, consumo, poder y fama. Tal vez por algunas de las
características deseadas, porque también hubo unas indeseadas, por ejemplo castigos físicos y a veces bastante autoritarismo, de mi crianza y aprendizaje cada vez he podido logar más desapego por lo material, probablemente a mi no me aplica mucho lo que usted tan sabiamente dice en relación a que la mayoría de los seres humanos consideran que la felicidad esta en salir de compras, que frase tan cierta y tan premonitoria, por eso es que construyen cada vez más centros comerciales y el «desarrollo» aparente de las ciudades esta medido, entre otras variables similares, por el número y tamaño de los centros comerciales que se construyen. Yo desde hace bastantes años me di cuenta que no había venido al mundo a comprar cosas, ni carro, ni casa, ni finca, ni televisor grande de plasma, la mayoría de mis familiares, amigos, amigas y personas conocidas están muy ocupados en esos sentidos y búsquedas de la existencia. Me creí ingenuamente y hasta de manera ignorante que había
venido a ayudar a construir proyectos económicos y políticos para transformar la sociedad, durante aproximadamente 14 años ayudé a construir algunos de esos proyectos, hace algunos años recientes empecé a ser más conciente, especialmente cuando uno de esos procesos dizque de izquierda empezó a tener mayores éxitos electorales, de que esos proyectos también reproducen, y con mayor intensidad, las más graves perversidades humanas, con los discursos de la justicia social, de la generación de empleo y de la equidad, se promueven más intereses sucios de poder, ego, fama y dinero. Hace casi seis años cuando nos embarazamos por primera vez con mi novia, me empecé a preguntar de manera más conciente e intensa sobre el sentido de mi existencia y como se relacionaba ese proceso con la paternidad, creo que su frase del primer párrafo de la justificación de Hombres y engranajes explica mucho de mi proceso de reflexión y comprensión sobre estos asuntos verdaderamente importantes entre
los seres humanos, «Uno se embarca hacia tierras lejanas, indaga la naturaleza, ansía el conocimiento de los hombres, inventa seres de ficción, busca a Dios. Después se comprende que el fantasma que se perseguía era Uno- Mismo». Desde hace varios años uno de mis intereses principales y a los cuales les invierto mucho tiempo es a los procesos que me contribuyan en mi autoconocimiento, autoobservancia, comprensión y ojalá mejoramiento o conservación de mi condición humana, considero que esa es la forma verdadera y más auténtica en que uno puede dar más y mejor a los demás y a sus entornos.

Algunas personas que insisten en calificarlo a usted de arrogante, les sugiero que lean España en los diarios de mi vejez, considero que allí hay relatos de su vida que explican de manera muy bella y profunda las razones por las que algunos seres humanos apasionados y adoloridos verdaderamente por los graves problemas de la humanidad, en muchas ocasiones presentan sus preguntas, búsquedas, preocupaciones, dolores e ideas de maneras tan intensas y desgarradoras que son percibidazas como arrogantes. Claro que también esas personas como todos los seres humanos tenemos perversidades que debemos intentar conocer y observar para ojalá reducir o transformar, como esas reacciones neuróticas que usted cuenta de manera tan sincera en su libro.

El escritor y sus fantasmas me ayudado ha comprender un poco más el apasionamiento y obsesiones que tiene mi novia por la escritura de «ficción». Mediante Apologías y rechazos he logrado algunas comprensiones muy importantes sobre el conocimiento, la educación, el aprendizaje, los dogmas, el arte, la libertad. En Diálogos de Borges y Sabato he entendido mucho sobre la necesidad de persistir en el afecto y la comunicación con los aparentemente diferentes para poder conocernos y autoconocernos más. Entre la letra y la sangre conversaciones con Carlos Catania me produce muchas diversas sensaciones y comprensiones como el siguiente fragmento que me ha producido muchas lágrimas de emoción…..

– ……casi me olvido. ¿Se acuerda de su visita a Costa Rica?
-Claro
– Usted vino a visitar un taller literario que yo dirigía.
– Si, recuerdo.
– Vino un poco a regañadientes. Una muchacha de Guanacaste, muy humilde, nos servía el café. Al igual que los demás, estaba muy agitada por su presencia. En las últimas semanas, en el taller, habíamos comentado a Cervantes, y la chica prestaba mucha atención a lo que conversábamos. Al otro día, mi mujer pescó parte de la conversación telefónica que la chica mantenía con su madre. «Viera, mamá, vino un señor muy importante. No me acuerdo cómo se llamaba, pero era muy importante.» Y después de unas vacilaciones, agregó: «ah, sí, ya sé. Se llamaba Don Quijote».
Me he gozado mucho también Medio siglo con Sabato de Julia Constenla, allí hay un resumen muy pertinente de algunas de sus revolucionarias ideas, revolución de la que hablaba con insistencia su paisano el Che Guevara, la de promover revoluciones que de verdad intentaran ayudar a construir seres humanos nuevos. También sus ideas entorno a los Kibutzim en Israel me han ayudado a promover reflexiones muy intensas con algunos amigos empresarios y en general con tantas personas que siguen teniendo tantas falsas ilusiones sobre las posibilidades de producir bienestar y justicia por parte de las empresas privadas capitalistas.

Sobre su obra pictórica aun no puede decir casi nada, desafortunadamente sobre ese tipo de apreciación también me declaro ignorante, espero en los próximos tiempos de esta existencia mía, reducir un poco mi desconocimiento en ese tipo de comprensiones para intentar también disfrutar y aprovechar intensamente sus pinturas.

Quisiera también compartirle otras emociones e ideas que me han surgido sobre los muchos otros textos de su autoría y entrevistas que he leído con apasionamiento, pero ya me he alargado mucho en esta que pretende ser una manifestación intensa de mi gran admiración y cariño por usted.

Muchas gracias gran maestro por existir y seguir existiendo, aun después de que dejemos este mundo de la materia.
Cordialmente y muy afectuosamente,
Erwin Fabián García López
Aprendiz radical de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.