China extenderá el uso de la inyección letal con los condenados a muerte a fin de reemplazar la ejecución por un tiro en la nuca

_44331849_needle203.jpgJiang Xingchang, vicepresidente de la Corte Suprema del Pueblo, explicó que la decisión se tomó porque consideran que la inyección letal es más humana.
Según las organizaciones de defensa de los derechos humanos, China ejecuta a más personas que ningún otro país en el mundo.
Sin embargo, Pekín está reformando gradualmente el uso de la pena de muerte. En 2007, la Corte Suprema ordenó a los jueces ser más moderados en sus sentencias.
Xingchang indicó que el método de la inyección letal será usado, eventualmente, en todas las cortes populares, aunque no dio un plazo para la modificación.
«La Corte Suprema ayudará a todas las cortes intermedias a equiparse con las instalaciones requeridas y entrenará a más profesionales, particularmente en las regiones del centro y oeste», declaró el funcionario a China Daily.
Según Xingchang, los reos que se encuentran en el corredor de la muerte y sus familiares apoyaron la medida.
Entre los métodos para acabar con la vida de los condenados a muerte utilizados en China se encuentra el disparo en la cabeza por la espalda.
El presidente de la Corte Suprema de China, Xiao Yang, dijo que su país está trabajando para lograr un uso más limitado de la pena de muerte, aunque descartó acabar con la práctica.
«No podemos hablar de abolir o controlar el uso de las sentencias de muerte en abstracto, sin considerar realidades básicas y condiciones de seguridad social», aseveró en el diario China Daily.
China no brinda información de las estadísticas oficiales sobre ejecuciones de los condenados a la pena capital.
El grupo de defensa de los derechos humanos, Amnistía Internacional (AI), dice que, basándose en informes de prensa, unas 1.010 personas fueron ejecutadas en China en 2006.
Esta cifra representa más del 60% de las ejecuciones que se llevan a cabo en el mundo, aunque AI afirma que este número es sólo la punta del iceberg.
En los últimos meses, la inyección letal se ha convertido en objeto de debate en Estados Unidos.
La Corte Suprema de ese país está estudiando un caso presentado por dos reos que están en el corredor de la muerte, que afirman que el método inflinge dolor innecesario y sufrimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.