Astrónomos de Estados Unidos confirmaron la teoría de Albert Einstein al descubrir luz detrás de un agujero negro

Un agujero negro supermasivo es tan denso que la luz que entra no puede volver a salir, sin embargo, un reciente estudio reveló que Albert Einstein y su teoría de la relatividad general estaban en lo cierto.

De acuerdo con un estudio encabezado por la Universidad de Standford, Estados Unidos, permitió la detección de pequeños destellos de rayos X, y con ello, la primera observación directa de la luz detrás de los agujeros negros.

El estudio publicado por Nature, explica que la detección de esa luz es posible porque el agujero negro deforma el espacio, doblando la luz y retorciendo los campos magnéticos que se encuentran a su alrededor.

¿Qué ocurrió con el agujero negro?

Durante la observación de los rayos X lanzados al universo por un agujero negro supermasivo situado en el centro de una galaxia a 800 millones de años luz, el astrofísico Dan Wilkins identificó un patrón intrigante.

Se trataba de unos destellos adicionales de rayos X que eran más pequeños, más tardíos y de diferentes “colores”. Según la teoría, estos ecos luminosos eran consistentes con los rayos X reflejados desde detrás del agujero negro.

“Toda la luz que entra en ese agujero negro no sale, por lo que no deberíamos poder ver nada de lo que hay detrás”, indicó Wilkins. Sin embargo, “la razón por la que podemos ver eso es porque ese agujero está deformando el espacio, doblando la luz y retorciendo los campos magnéticos”.

¿Qué dice la teoría de Albert Einstein?

La teoría de la relatividad general propone que la propia geometría del espacio-tiempo se ve afectada por la presencia de materia, de lo cual resulta una teoría relativista del campo gravitatorio.

“Hace cincuenta años no tenían ni idea de que un día podríamos tener las técnicas para observarlo directamente y ver la teoría general de la relatividad de Einstein en acción”, afirmó Roger Blandford, también de la Universidad de Standford.