Científicos en Estados Unidos encuentran en los terremotos la clave para predecir ataques epilépticos en una persona

_44354698_epilepgrafica1.gifTanto los terremotos como los ataques epilépticos se inician con pequeñísimos temblores difícilmente perceptibles.
Y hay tantas similitudes entre ambos eventos que en la sismología podría estar la clave para ayudar a predecir y prevenir ataques epilépticos.
Según científicos en Estados Unidos el trastorno neurológico que provoca una crisis epiléptica refleja lo que ocurre cuando la corteza terrestre se sacude en un terremoto.
El equipo de neurólogos de la Universidad de Kansas comparó la actividad cerebral en 16.000 ataques epilépticos con los datos sismológicos de 300.000 terremotos.
«Descubrimos que hay una gran semejanza entre las crisis epilépticas y los terremotos» dijo el profesor Iván Osorio, director del Centro de Epilepsia de la Universidad de Kansas, quien dirigió la investigación.
«El hecho importante desde el punto de vista científico es que sistemas tan distintos como la corteza terrestre y la corteza cerebral tienen semejanzas dinámicas fundamentales», afirma el investigador.
Una de estas notables similitudes, dice el estudio que aparece publicado en la revista New Scientist, son los pequeños temblores que ocurren como un presagio de terremotos.
En el cerebro ocurre algo similar cuando se manifiestan pequeñas señales de actividad eléctrica antes de una crisis.
De la misma forma como los temblores de bajo nivel sólo pueden detectarse con sismógrafos, las señales neurales pasan desapercibidas por el paciente pero pueden medirse con electroencefalogramas (EEG).
Éste es el primer estudio que muestra que hay ciertas leyes que gobiernan el comportamiento de las crisis epilépticas.
«Ahora sabemos que éste no es un proceso que ocurre completamente al azar como se pensaba» afirma el doctor Osorio.
Según los investigadores los «periodos de espera» entre un evento y otro son similares tanto en terremotos como en crisis epilépticas.
«Demostramos que mientras tiempo pase sin que ocurra un temblor o sin crisis epilépticas, más tiempo pasará hasta que ocurra el siguiente», dice el investigador.
Esto implica que los temblores y las crisis tienen un efecto en el futuro, lo cual pone en duda las teorías de que los terremotos ocurren al azar.
Se sabe que los terremotos son consecuencia de la energía acumulada en las capas de la corteza terrestre.
Lo mismo ocurre en una crisis epiléptica cuyos síntomas de deben a actividad excesiva o anormal en el cerebro.
El estudio demuestra que las crisis epilépticas tienen la capacidad de generar más crisis epilépticas.
Es decir, estos eventos no son solamente un efecto sino también la causa.
«Mientras más crisis tenga una persona, más crisis tendrá en el futuro y más difícil será controlarlas» explica Iván Osorio.
«Esto demuestra la importancia de un tratamiento temprano y agresivo para evitar que las crisis epilépticas se perpetúen en el enfermo».
«Y nos podría ayudar a la predicción de crisis epilépticas basados en la noción de que las crisis engendran crisis», señala el científico.
El doctor Osorio y su equipo trabajan ya en la detección temprana de crisis epilépticas pero todavía no es posible predecir estos eventos.
El equipo de neurólogos trabaja con sismólogos suizos en lo que dice es «un ejemplo de los beneficios de colaboración transdisciplinaria».
«La predicción de estas crisis sigue siendo el «santo grial» de los neurólogos» afirma Iván Osorio.
«Pero este estudio nos da un rayo de esperanza de que algún día podamos lograrlo».
Sin duda, dicen los expertos, un método confiable para predicción de estas crisis revolucionaría la vida de los más de 50 millones de personas el mundo que sufren epilepsia en algún momento de su vida.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.