Científicos estadounidenses inventaron una pintura de camuflaje capaz de soportar el calor intenso generado tras la explosión de una bomba

Se trata de un proyecto financiado por el departamento de Defensa de Estados Unidos con el fin de proteger el rostro de los soldados, así como para ser usada por cuerpos de bomberos.

Según explicaron, la pintura puede resistir temperaturas superiores a 600º C, lo que equivale al calor de un cigarrillo ardiendo, y puede hacerlo por un tiempo de hasta 15 segundos.

Las ondas de calor tras una explosión duran dos segundos y pueden literalmente «cocinar» la piel humana.

Los investigadores presentaron el material en una conferencia de la Sociedad americana de Química en Filadelfia, Estados Unidos.

La clave está en la silicona

La pintura resistente a altas temperaturas, aplicada en calentadores, ventiladores y hornos, ha existido por mucho tiempo, pero la nueva sustancia también es resistente al agua, no irrita la piel, es fácil de aplicar y por si fuera poco, también repele a los insectos.

En lugar de los ingredientes comunes en el maquillaje, tales como aceite y cera, productos que se funden y queman la piel cuando se exponen a elevadas temperaturas, los científicos usaron silicona, que no absorbe el calor extremo sino que lo refleja.

Toda la pintura de camuflaje militar en Estados Unidos tiene que contener un repelente de insectos conocido como Deet, que tiene la desventaja de ser extremadamente inflamable. Para evitar este efecto, los científicos lo mezclaron con una mezcla de hidrogel rico en agua.

El investigador a cargo del proyecto, Robert Lochhead, dijo que la pintura podría ser utilizada también para proteger prendas de vestir, tiendas de campaña e incluso tanques. Ahora el equipo está trabajando en una versión incolora para que la usen bomberos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.