Científicos japoneses encontraron lo que parece ser el mayor depósito de minerales raros y los analistas señalan que si su explotación es viable, el dominio chino tendría sus días contados

El hallazgo de un vasto depósito de minerales raros en el fondo del océano pacífico es un paso importante en los esfuerzos por desafiar el dominio de China de estas materias primas.

El gigante asiático controla alrededor del 97% de la producción de estos minerales, vitales para la fabricación de todo tipo de objetos de alta tecnología, desde electrodomésticos hasta misiles teledirigidos.

Pero ahora, científicos japoneses dijeron haber descubierto una reserva que contiene hasta 100 mil millones de toneladas de estos minerales en el fondo del océano Pacífico, y según los analistas si la explotación es comercialmente viable, Japón podría desafiar el dominio de China.

«Si esto es así, esto podría comprometer la posición de China en el mercado», dijo el profesor Aminesh Jha, experto de la Universidad de Leeds.

Pero advirtió que esto va a depender de que tan fácil sea explotar esos recursos en el fondo del océano. «La explotación en aguas profundas no es nada fácil y tiene repercusiones negativas para el medio ambiente»·

«Esta es una gran noticia, pero acceder a recursos por la vía de la explotación en aguas profundas no es una tarea trivial».

Importancia estratégica

Esos minerales se han convertido en la manzana de la discordia entre China y Occidente desde el año pasado, cuando Pekín estableció cuotas a la exportación de estas materias primas.

La decisión de China encendió las alarmas en Japón, las principales capitales europeas y en Estados Unidos.

Y desde ahí se intensificó la carrera por aumentar su producción fuera de China, particularmente en Japón que fue el más afectado cuando Pekín limitó las exportaciones el año pasado.

«No podemos vivir sin minerales raros. En ellos está el crecimiento del futuro y también son claves para las tecnologías verdes», expresó Animesh Jha.

Los 17 elementos químicos de la tabla periódica conocidos como «minerales raros» incluyen metales como el Gadolinio, el Tulio, el Lantanio, el neodimio y el Cerio.

«Son además vitales para la producción de energías renovables. Si quieres una turbina de viento, o un vehículo que utilice energía limpia necesitas minerales raros. Son una fuente de uso eficiente de energía», señaló el académico.

Mayores reservas

Los investigadores señalan que los depósitos encontrados en el Pacífico son mil veces mayores que todas las reservas conocidas hasta el momento.

El Geological Survey de Estados Unidos estima que las reservas globales son de alrededor de 110 millones de toneladas, que se encuentran principalmente en China, Estados Unidos, Rusia, y otras repúblicas de la antigua Unión Soviética.

Los científicos destacaron, además, que los depósitos parecen ser fáciles de extraer y contienen menos material tóxico radiactivo que cualquier otro encontrado en tierra.

Esto hace este hallazgo particularmente importante, ya que aunque los minerales raros son relativamente comunes, no siempre se encuentran en concentraciones fáciles de explotar.

Desde que China comenzó a adoptar medidas para controlar la exportación de estos minerales, se ha iniciado una carrera que hasta ahora lidera Australia por quitarle al gigante asiático una tajada del mercado.

Y la carrera está bien en marcha. Nuevas minas encontradas en los últimos meses en Australia han sido vistas como cruciales en los esfuerzos por desplazar a China.

Por eso, se han disparado las acciones de empresas mineras australianas como Lynas Corp.

Washington y Tokio en particular han tomado una serie de medidas e iniciativas diplomáticas para promover la producción de estos minerales fuera de China.

Estados Unidos, que hasta los años 70 fue el principal productor, también contempla la reapertura de varias de sus minas, que fueron cerradas hace varias décadas porque no podían competir con China.

«Hay grandes compañías que han iniciado o reabierto sus operaciones en Estados Unidos, en Australia, también se está explorando en India donde el año pasado Toyota realizó una inversión importante para estos fines, y también en Brasil donde empresas japonesas también están involucradas», señaló el profesor Animesh Jha.

En ese sentido, «esas empresas ya están, de alguna manera, desafiando el dominio de China en el mercado», destacó el investigador.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.