Científicos señalan que el sol parece estar entrando en un período similar al que llevó a un descenso de las temperaturas en el siglo XVII, pero aclaran que su impacto en la tierra depende de varios factores

Desde hace un tiempo los investigadores vienen señalando que el número de manchas negras del sol -que normalmente varían- ha decrecido, lo que indica que la estrella ha entrado en un período de baja actividad.

El sol atraviesa por ciclos de aproximadamente 11 años. En algunos despliega intensa actividad, lo que se manifiesta en rayos intensos y gran cantidad de emisión de gases y esto va seguido de un período de más calma.

Desde hace varios años la estrella está en baja intensidad y los científicos esperaban que, siguiendo esta lógica, a esta altura debería estar entrando en uno de mayor actividad, previsto para 2013.

Pero ahora investigadores del Observatorio Nacional Solar de EE.UU. y del laboratorio de la Fuerza Aérea señalan que esto podría no pasar.

La investigación determinó que el próximo ciclo podría ser de tan baja intensidad como éste o incluso no ocurrir. «Esto es muy inusual e inesperado», señaló el profesor Frank Hill, investigador del Observatorio Nacional Solar.

Impacto en la Tierra

Pero ¿qué implicaciones tiene esto para nosotros aquí en la Tierra?

Hay quienes han comenzado a especular que esto podría llevar a un descenso en las temperaturas, pero la profesora Joanna Haigh, profesora de Física Atmosférica del Imperial College de Londres, dijo  que esto depende de muchos factores.

Señaló que además de los ciclos de 11 años del Sol, esta estrella tiene períodos de más largos plazos en los que su actividad varía.

«Además de los ciclos de 11 años que vienen y van, hay ciclos más largos en los cuáles el número de manchas negras no aumenta o desaparecen completamente y cuando esto pasa se produce lo que se llama un «gran mínimo», dijo Joanna Haigh.

El último de estos «gran mínimos» se produjo a mediados del siglo XVII y duró 70 años, y según explicó, en esa ocasión la temperatura descendió en alrededor de 1 grado en el norte de Europa y en menos de medio grado a nivel global.

¿Un planeta más frio?

¿Significa que lo mismo va a suceder ahora?

Predecir la actividad del Sol es muy difícil, señaló Joanna Haigh «pero aún si estas predicciones se materializan, sería muy arriesgado creer que el Sol va a compensar por el impacto del calentamiento global».

«En un posible futuro gran mínimo, el Sol podría enfriar el planeta hasta un máximo de un grado, pero se espera que los gases de invernadero contribuyan a aumentar la temperatura entre 1,5 y 4,5 grados para el año 2100».

En otras palabras, «aún si las predicciones son correctas, los efectos del calentamiento global van a sobrepasar con creces la habilidad del Sol para enfriar el planeta, aún en el mejor de los estimados».

Recordó, además, que el efecto de enfriamiento sería temporal.

«Uno tiene que tomar en cuenta que el Sol saldrá eventualmente de ese «gran mínimo», si es que sucede, y estaríamos con una alta emisión de gases de invernadero y una actividad más intensa del Sol, y no queremos estar ahí».

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.