Científicos utilizaron por primera vez una forma de clonación para crear células madre embrionarias personalizadas en humanos

El método logró que un ovulo humano convirtiera una célula adulta en células madre embrionarias.

Lo lograron tomando material genético de células de piel adultas y transfiriéndolo a un óvulo humano. Con este cultivo lograron producir un embrión en sus primeras etapas de desarrollo.

Las células madre derivadas de esos embriones pueden generar todo tipo de tejidos del organismo.

Y si estas células pueden producirse a partir de células adultas, algún día será posible «crear» células para reemplazar cualquier tejido dañado y curar enfermedades o trasplantar órganos sin que sean rechazados.

Aunque la investigación de células madre ha tenido múltiples fracasos anteriormente, ésta es la primera vez que se usa un método que parece ser viable, afirman los investigadores del Laboratorio de la Fundación de Células Madre de Nueva York.

El estudio, sin embargo, todavía está en sus etapas más preliminares.

Y tal como señala el doctor Dieter Egli, quien dirigió el estudio, por el momento hay una «gran interrogante» sobre si esta técnica de clonación puede ser utilizada con seguridad en humanos.

Como Dolly

Este tipo de técnica de clonación, llamada transferencia nuclear de células somáticas, se hizo famosa en 1997 cuando fue creada la oveja Dolly, el primer mamífero clonado de una célula adulta.

Desde entonces, tal como señala el doctor Egli, varios grupos de investigadores han intentado utilizar en método con células humanas pero todos han fracasado.

Tal como explica el científico en la revista Nature, su equipo de investigación utilizó varias técnicas tradicionales para clonar células, pero todas fracasaron.

Por ejemplo, habían extraído el material genético del óvulo reemplazándolo con cromosomas de una célula de la piel, y aunque el óvulo se dividió no logró progresar más allá de la etapa de 12 células.

Sin embargo, cuando los científicos dejaron en el óvulo su propio material genético y allí le agregaron los cromosomas de las células de la piel, el óvulo sí se desarrollo.

El embrión llegó a la etapa del blastocito, que puede contener unas 100 células. Éstas son las fuentes usuales de células madre embrionarias.

Los blastocitos que produjo el equipo del doctor Egli son triploides, lo que significa que contienen el número normal de cromosomas (dos grupos) de la célula adulta implantada y además tienen la copia única de cromosomas del óvulo.

Las células triploides (con tres grupos de cromosomas) pueden ser inestables y potencialmente cancerosas y por lo tanto no pueden ser inyectadas en pacientes.

Ahora los investigadores deberán perfeccionar la técnica para producir células embrionarias con sólo un ADN clonado. El problema es que una vez que el óvulo comience a dividirse los cromosomas se combinan en el núcleo y es casi imposible separarlos.

El avance, sin embargo, es muy importante para la investigación porque permitirá estudiar el proceso de desarrollo de blastocitos.

Tal como dijo el doctor Egli «las células que logramos producir todavía no son para uso terapéutico. Es claro que tenemos mucho trabajo por hacer».

«Vemos este estudio como un paso en ese camino. Ahora sabemos que un óvulo humano puede convertir una célula adulta especializada, como una célula de la piel, en una célula madre», expresa el investigador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.