Cigarrillo electrónico y lesiones pulmonares

Laura E. Crotty Alexander (a la derecha) junto a Jorge Masso-Silva, también investigador sobre los efectos a largo plazo del uso habitual del cigarrillo electrónico. (Foto: Kevin Walsh)

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos que utilizan una batería eléctrica para calentar un líquido especial y convertirlo en un aerosol que el usuario inhala.

Estos dispositivos, cuya popularidad ha crecido mucho en los últimos años, contienen a menudo nicotina o THC (la sustancia química psicoactiva de la marihuana), aromas y otras sustancias químicas disueltas en una base líquida aceitosa. El diacetilo, el formaldehído y la acroleína son solo algunas de los cientos de sustancias potencialmente peligrosas que suelen encontrarse en los líquidos para cigarrillo electrónico y en los aerosoles de estos.

Los peligros de los cigarrillos tradicionales (como por ejemplo el riesgo inmensamente mayor de cáncer de pulmón, apoplejía e infarto de miocardio por fumar regularmente) son bien conocidos. Aunque los cigarrillos electrónicos son mucho más recientes y la comunidad científica todavía no los conoce tan bien como a los cigarrillos convencionales, ya hay estudios en los que se han descubierto algunos peligros preocupantes.

Ahora, una revisión de resultados de investigaciones sobre la relación entre el uso de cigarrillos electrónicos y las lesiones pulmonares indica que el uso de cigarrillos electrónicos tiende a promover inflamación y lesiones en los pulmones, así como efectos nocivos para la salud en otros órganos del cuerpo.

Este análisis de resultados es obra del equipo de la Dra. Laura E. Crotty Alexander, del Departamento estadounidense de Asuntos de los Veteranos (responsable de proporcionar pensiones, compensaciones y otros beneficios federales a los veteranos del estamento militar y a personas que dependen de ellos).

Crotty Alexander confiesa que los peligros del cigarrillo electrónico puestos de manifiesto en el nuevo estudio son muchos más de los que ella esperaba cuando comenzó el estudio.

Una de las conclusiones del análisis de resultados es que vapear puede causar inflamación pulmonar y una mayor susceptibilidad a infecciones.

En casos extremos, y teniendo en cuenta que el aerosol del cigarrillo electrónico puede ser capaz de adentrarse en los pulmones hasta una profundidad notable, las sustancias químicas del cigarrillo electrónico inhaladas pueden alterar el sistema inmunitario y causar efectos nocivos que suelen estar asociados a enfermedades como el asma o el enfisema. Además, algunas células inmunitarias parecen desactivarse como consecuencia de que los pulmones son rociados continuamente con sustancias químicas. Este efecto puede debilitar las defensas de una persona contra infecciones como una neumonía bacteriana o vírica, así como contra el cáncer.

El estudio se titula “Vaping and Lung Inflammation and Injury”. Y se ha publicado en la revista académica Annual Review of Physiology.