Cinco colombianos inician hoy una aventura de 45 días que cambiará sus vidas

img-120.jpg

En una ceremonia encabezada por el presidente de BBVA Colombia, Oscar Cabrera Izquierdo y a la que asistieron los padres de familia e invitados especiales, los cinco jóvenes seleccionados para representar al país en la Ruta Quetzal BBVA 2008 recibieron los maletines, mochilas, camisetas oficiales de la expedición y el tricolor nacional que los acompañará durante todo el recorrido y les permitirá llevar la imagen del país dentro del grupo de más de 50 naciones que integran la ruta que por 45 días recorrerá a Panamá y España.

Lucía Alejandra Pulido, Nazly Julieth Zapata, Stephanie Paola Cortés; de Bogotá, Daniela Pérez; de Cali y Mateo Arcila, de Envigado son los adolescentes que fueron seleccionados a partir de una convocatoria realizada por BBVA e Icetex entre jóvenes de todo el país entre 15 y 16 años quienes participaron con un trabajo escrito, una composición musical o un trabajo gráfico sobre temas de historia relacionados con el Canal de Panamá, literatura y arte español, entre otros.

Así entonces, una lámina de cartón, una mezcla de caseína, yeso y plastilina -inventada por ella-, y una investigación profunda y seria sobre las culturas precolombinas panameñas la permitieron a la joven bogotana Stephanie Cortés, realizar una maqueta que ella misma tituló como “El vientre sagrado, el agua y la naturaleza en el mundo de los Coclé y Veraguas”, una descripción a través de imágenes de los mitos y creencias de estas dos culturas, consideradas como fundamentales en la formación de la actual Panamá y protagonistas de la conquista y dominio español en esta parte de América.
Stephanie, tiene 16 años y en agosto, tras su viaje a la Ruta Quetzal BBVA y las vacaciones de fin de año escolar, retomará sus estudios en el colegio Mary Mount de Bogotá en donde cursará el grado Décimo.
Por su parte, Lucía Alejandra, estudiante del colegio San Luis de la Policía Nacional retomó la emocionante y dinámica vida del pintor Doménikos Theotokópoulos, más conocido como El Greco y quien llegara a Toledo, España en 1577 y a quien la expedición le rendirá un homenaje a su paso por esta ciudad en donde el artista murió en 1614. Lucía, quien logró su cupo a la Ruta con la obra “Al alma se escapa en una pincelada”, una investigación sobre los dos únicos paisajes realizados por El Greco, estudió en detalle los últimos años del pintor en esta ciudad y especialmente la importancia de estas obras en el plano de la pintura universal.
Para Nazly Julieth en cambio, lo que más le llamó la atención de la historia de Panamá, fue la importancia que tuvieron las grandes culturas precolombinas en el desarrollo social de esta nación, tan ligada a Colombia. Ella realizó un plegable con 20 cuadros en los que narra a modo de cuento infantil y de manera detallada los modos de vida, la organización política, económica y cotidiana de los Veraguas y Coclé dirigido a niños de Panamá y Colombia con el fin que ellos “conozcan más de cerca la historia que une a los dos países”.
Ella, estudia grado Once en el colegio Carmen Teresiano de Bogotá y entre sus grandes expectativas en torno al viaje, están la de conocer personas de todo el mundo y acercarse a los conceptos académicos que alrededor de la ampliación del Canal de Panamá se han formulado en torno al “Puente de vida”, como generador de comercio exterior en el próximo futuro, carrera a la que ella aspira poder ingresar cuando llegue a la universidad.
El grupo se complementa con dos jóvenes más. Daniela Pérez, estudiante del colegio Nuestra Señora del Rosario de Cali y el único hombre en la delegación colombiana, Mateo Arcila, estudiante de grado 11 del colegio San José de la Salle de Envigado, Antioquia.
Daniela, cautivada también como Nazly Julieth por las culturas precolombinas, enfocó su trabajo en uno de los líderes indígenas más importantes en la historia del continente americano: el rey Quibián de Veraguas, un cacique que tras ser hecho prisionero junto a su familia por los españoles y amarrados y llevados en una embarcación hacia el mar, decide escaparse solo para ir a buscar la sublevación de las demás tribus y atacar a los españoles que dirigía el hermano de Cristóbal Colón, Don Bartolomé, quien había llegado a estas tierras en su cuarto viaje.
Mateo Arcila Escobar, un joven de 16 años, nacido en Medellín pero que desde hace tiempo vive en Envigado, enfocó sus esfuerzos hacia un tema más económico, pero de todo su interés: la ampliación del Canal de Panamá, cuyas obras que ya están adelantadas en el istmo, visitará la Ruta en su recorrido.
“La ampliación del Canal de Panamá, consiste en la construcción de una nueva esclusa al lado de la antigua que operará por medio de un sofisticado mecanismo que permite realizar el mantenimiento, sin necesidad de detener las actividades del canal, como ocurre con el actual”, dice con toda seguridad Mateo, quien a través de libros y revistas de ingeniería encontró el material necesario para su investigación.
Como vemos, estos jóvenes con intereses tan disímiles, con historias tan diferentes se encuentran hoy para partir en un viaje, en el que todos ellos coinciden: “cambiará nuestras vidas de un modo fundamental”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.