Cinco señales que indican que el cargador de tu móvil no está bien

Son esenciales y se usan a diario, pero se les presta menos atención que a otros accesorios. Los cargadores se deterioran con el tiempo y eso genera una serie de riesgos que conviene saber detectar a tiempo

Durante décadas, los fabricantes de móviles han insistido en un punto que los consumidores se han empeñado en ignorar: utilizar el “smartphone” con su cargador original. Antes de que se unificaran criterios en 2009, los adaptadores de corriente para móviles eran notablemente variados en cuanto a voltajes y conectores, de forma que a menudo resultaban incompatibles entre marcas de distintos fabricantes y el usuario se arriesgaba, generalmente sin ser consciente, a dañar su móvil usando el cargador equivocado. De ahí proviene la tradicional advertencia de las marcas de no usar cargadores genéricos.
La carga rápida que se ha popularizado en los últimos años ha hecho que los consumidores presten un poco más de atención a este accesorio, dado que obtienen un beneficio instantáneo por usar el que facilita el fabricante y no uno genérico o que se tiene por ahí. Eso también ha conducido a otro uso erróneo como es utilizar cargadores que suministran grandes cantidades de electricidad a móviles que no están preparados para ello y pueden verse afectados.
Los problemas que puede generar un cargador que no suministra la corriente eléctrica adecuada para el móvil o no funciona correctamente son variados y van desde el fenómeno de las baterías que se inflan hasta cortocircuitos en el cargador y el consiguiente riesgo de incendio.
Por eso es importante estar atento a los indicios de que nuestro cargador ha tenido tiempos mejores o no cumple con lo que el móvil necesita. Estas son las cinco señales que debes saber identificar antes de que ocurra un estropicio entre tu móvil y el cargador.
· Si notas que tu móvil se calienta demasiado mientras estas cargando, es indicador de que posiblemente necesites un cargador nuevo.
· Si la pantalla deja de responder o lo de hace de forma excesivamente lenta cuando el móvil está cargando.
· Si el cable del cargador esta dañado, roto o demasiado doblado.
· Si el cargador emite ruido eléctrico mientras está conectado y cargando.
· Si la batería del teléfono se hincha, aunque en este caso ya será demasiado tarde para el móvil
Algunas de estas señales, como una pantalla que responde erráticamente o un calentamiento excesivo, pueden tener otras causas diferentes al cargador. En estos casos conviene probar con otro que se adapte a las recomendaciones del fabricante para el terminal y así poder descartar el cargador como causa o confirmarlo. Llegado el momento de tener que deshacerse de un cargador de móvil, hay que recordar disponer de él en un punto limpio y no simplemente tirarlo a la basura.