Cirujanos plásticos y estudiantes de medicina en Australia toman clases de arte para desarrollar el concepto de forma y perspectiva y aplicar estos conocimientos en la sala de operaciones

Los alumnos son todos cirujanos plásticos y estudiantes de medicina. Y el objetivo del curso es darles a ambos un mejor sentido de la forma.

La idea se le ocurrió al profesor Michael Esson, quien enseña dibujo en las universidades de Nueva Gales del Sur y Lincoln, en Australia.

Llamado «El Arte de la Reconstrucción», el curso consiste en clases de dibujo y de escultura con arcilla.

El trabajo se divide en secciones que incluyen autorretrato, dibujo al natural y modelado de arcilla.

El énfasis está en las aplicaciones quirúrgicas, y el foco es la cabeza, el cuello y la reconstrucción del seno.

«Mi función es introducir los principios y los juicios estéticos que pueden mejorar habilidades de percepción y observación» de los médicos, dice Esson.

«La idea es que puedan aplicar estos principios a la práctica quirúrgica».

Nuevas perspectivas

Los estudiantes se sirven de espejos para dibujar autorretratos, pero con la salvedad de que tienen que descomponer su rostro en cuatro partes y realizar igual número de dibujos.

Luego se les pide que acometan la reconstrucción de la cara cambiando la posición de los dibujos hasta hacerlos coincidir.

Otra tarea consiste en trabajar con un modelo de torso femenino al que se le practicó una mastectomía.

Los estudiantes deben usar la arcilla para crear una mama simétrica.

De acuerdo con Esson, los cirujanos han cambiado la forma de trabajar después de haber asistido al curso.

El profesor dice que alienta a los estudiantes a ver las reconstrucciones de mama desde la perspectiva de la mujer.

Esto, asegura, ha llevado a los cirujanos a adoptar el punto de vista de la paciente, y a tener en cuenta el ángulo desde el que ellas mismas se van a ver la mama reconstruida.

«Es una posición privilegiada que algunos de ellos realmente no habían percibido».

Otros cirujanos, añade, han adaptado el concepto de la iluminación en la cirugía para ofrecer más profundidad a su campo de visión.

Valor estético

Quienes asisten a las clases coinciden en que el arte les brinda una nueva dimensión a su práctica quirúrgica.

«El curso es una gran oportunidad para obtener la visión que tendría un artista de lo que es el contorno del cuerpo», dice el cirujano Sanjay Baldotta.

«Espero que estas habilidades las pueda aplicar a mi práctica quirúrgica y añadir más valor a los aspectos estéticos de la reconstrucción del seno», expresa.

Emma Caroline Fernández, estudiante de medicina en Debrecen, Hungría, dice que espera con ansia el momento de poder probar algunas de las ideas.

«Ayer hicimos modelado en arcilla y pensaba que mi trabajo era bueno hasta que me di la vuelta, miré la escultura desde el otro lado, como hacen la mayoría de los artistas, y noté una gran diferencia» entre las partes del modelo.

En cuanto a la nariz y los labios, asegura Fernández, si se miran desde el frente, no se pueden apreciar en realidad las proporciones «hasta que las observas desde otra perspectiva».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.