Claves para saber más sobre osteoporosis

Es importante saber que entre el 70 y 80 por ciento de los pacientes con una fractura por osteoporosis no son evaluados ni tratados para prevenir otra en el futuro. Los hábitos de prevención y la detección a tiempo contribuyen a cambiar el curso de la enfermedad.

¿Qué es exactamente la osteoporosis? Osteoporosis significa huesos porosos. Es una enfermedad que se caracteriza por una baja masa ósea y el deterioro de la “microarquitectura” del hueso. Estas dos condiciones conducen a una mayor fragilidad y un aumento del riesgo de fractura.

Lo que no se diagnostica, no se trata

Se suele decir que la osteoporosis es una “enfermedad silenciosa”, ya que un gran porcentaje de quienes sufren al menos una fractura osteoporótica nunca son identificados ni tratados por osteoporosis.

“Es importante detectar a las personas con factores de riesgo y facilitar su acceso a una evaluación completa e individualizada que permita tomar las medidas preventivas antes de que ocurra una fractura. Sin embargo, cuando el diagnóstico se realiza luego de una fractura, el tratamiento oportuno e interdisciplinario es fundamental para prevenir nuevas fracturas en el futuro”

La importancia del abordaje multidisciplinario

En la osteoporosis el abordaje multidisciplinario desde el diagnóstico hasta el tratamiento es de gran relevancia. Es clave el trabajo en equipo de los especialistas en traumatología, clínica médica, geriatría, endocrinología, reumatología, osteología, nutrición y kinesiología, entre otros, para lograr un cuidado centrado en el paciente y la prevención de fracturas que muchas veces generan pérdida de la independencia y mayor mortalidad.

Una forma de abordar el tratamiento interdisciplinario luego de una fractura por osteoporosis es la implementación de los Fracture Liaison Services (FLS, por sus siglas en inglés) o “Servicios de enlace de fractura” en los sistemas de salud. Los FLS son unidades de coordinación de fracturas que funcionan en clínicas y hospitales bajo ciertos estándares y que han demostrado ser costo-eficaces para reducir nuevas fracturas y mejorar la calidad de vida.

Cuatro aspectos de la osteoporosis para no perder de vista

1) Conocer los factores de riesgo y los hábitos de prevención.

La osteoporosis es más frecuente en mujeres, pero no olvidemos que los hombres también pueden padecerla. A nivel mundial se estima que una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres mayores de 50 años van a presentar una fractura a lo largo de su vida, según estadísticas de la International Osteoporosis Foundation.

También tenemos que considerar otros factores de riesgo como el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, el sedentarismo y los antecedentes familiares de fracturas.

En contrapartida, es importante insistir con la adopción de hábitos saludables. Los ejercicios de fortalecimiento muscular y aquellos que mejoran el equilibrio son necesarios para mantener la densidad ósea, la función muscular, una buena postura y disminuir el riesgo de tener una caída.

“Hay que buscar que la población tenga un aporte adecuado de calcio, preferentemente a través de la dieta y de vitamina D. Los lácteos son muy ricos en calcio y además tienen aporte proteico. Sin embargo, hay personas que no los consumen y de todas formas pueden cubrir esa necesidad a partir de otras fuentes”.

2) Después de una fractura es necesario hacer siempre una evaluación clínica completa.

Hay quienes después de sufrir una fractura piensan que ésta ocurrió únicamente por el impacto de la caída, cuando en realidad en la fractura interviene no solo el traumatismo, sino que también en algunos casos influye la fragilidad ósea. De hecho, la mayoría de las fracturas se producen por una caída desde la propia altura, que no generaría una fractura en un hueso con resistencia normal”.

Si bien la intervención del traumatólogo es fundamental para tratar la fractura, el seguimiento multidisciplinaria posterior es clave para el diagnóstico y tratamiento adecuados. “Lo importante es que la osteoporosis se trate, y que se realice de forma individualizada. Hay que evaluar los factores de riesgo, las enfermedades crónicas concomitantes y las alteraciones en la marcha.

Las fracturas vertebrales pueden producirse incluso en ausencia de una caída previa, al levantar un peso excesivo para esa persona como puede ser una maceta o las bolsas de supermercado: “Sin una radiografía ese dolor se puede interpretar como de origen muscular. Y eso es un problema, porque quien sufre una fractura tiene mucho riesgo de sufrir nuevas fracturas si no se diagnostica y no se trata”

3) Una densitometría lleva solo quince minutos.

La osteoporosis se puede diagnosticar a través de un estudio indoloro y no invasivo denominado densitometría ósea. Está recomendada en mujeres mayores de 65 y en hombres mayores de 70 años, pero ante la presencia de factores de riesgo o fracturas previas este estudio se puede indicar también en etapas más tempranas.

4) Aprender a evitar las caídas es esencial.

El 30% de los adultos mayores de 65 años presenta al menos una caída en el año y algunas de ellas pueden producir fracturas u otras lesiones.

La mayoría de las fracturas de cadera ocurren luego de una caída en el propio domicilio del paciente.

Por eso es clave tomar todas las medidas que faciliten la seguridad en el espacio doméstico, desde dejar una luz tenue encendida a la noche y fijar los bordes de las alfombras hasta eliminar cualquier hilo o cable sobrante en cortinas, teléfonos o lámparas y tener precaución en áreas con suelo resbaladizo como el baño.

También hay que tener cuidado con las mascotas que podrían cruzarse bruscamente. Y por último: usar un calzado adecuado, esperar siempre arriba de la acera para cruzar la calle y saber pedir ayuda para tareas que pueden parecer sencillas pero resultan a veces riesgosas, como cambiar lamparitas y bajar ropa de zonas altas del tendedero.

Ante el aumento de la expectativa de vida las fracturas por osteoporosis son un problema cada vez más frecuente y que afecta significativamente la calidad de vida. Es importante detectar a la población de riesgo para prevenirlas y ante una fractura iniciar rápidamente la evaluación y el tratamiento.